Noticias

Sala aprueba proyecto de incentivo al retiro de Asistentes de la Educación

Publicado el 28 de noviembre del 2012

La iniciativa otorga al personal asistente de la educación una bonificación por retiro voluntario y otra adicional por antigüedad, además de compatibilizarla con los plazos de la ley Nº 20.305.

La Cámara aprobó, con 90 votos, el proyecto (boletín 8686), sobre incentivo al retiro de Asistentes de la Educación. Esta iniciativa de ley responde a un acuerdo suscrito entre el Gobierno y el Directorio del Consejo Nacional de Asistentes de la Educación el 24 de agosto pasado.

En esa oportunidad se concordó impulsar un plan de retiro voluntario para aquellos asistentes de la educación que se desempeñen a la fecha de publicación de la respectiva ley en los establecimientos educacionales administrados directamente por las municipalidades o por corporaciones privadas sin fines de lucro, creadas por éstos para administrar la educación municipal, y en aquellos establecimientos regidos por el decreto Ley N° 3.166, de 1980.

Asimismo, se incluye en esta iniciativa a quienes a esta fecha y a la publicación de la ley se desempeñen en la misma calidad de asistentes de la educación en los Departamentos de Administración DAEM (Departamento de Administración de Educación Municipal) y DEM (Dirección de Educación Municipal).

Beneficios

El texto, informado a la Sala por el diputado Romilio Gutiérrez, de la Comisión de Educación, y por el diputado Gastón Von Mühlenbrock, de la Comisión de Hacienda, contempla una bonificación por retiro voluntario equivalente a un mes de remuneración imponible por año de servicio, con un tope de once meses, por cada año de servicio prestado en los establecimientos educacionales administrados directamente por las municipalidades o por corporaciones privadas sin fines de lucro y de cargo del empleador.

Podrán acceder a esta bonificación, hasta un total de 3.987 beneficiarios. Durante el año 2013 se podrán otorgar hasta 2.000 cupos, y en 2014, hasta 1.987.

Además se establece una cobertura de incentivo base, que abarca 6,5 años, para todos aquellos funcionarios que cumplieron o cumplan la edad entre el 20 de enero de 2008 y el 30 de junio de 2014.

El bono adicional por antigüedad corresponderá a quienes accedan a la bonificación por retiro voluntario, que tengan a los menos 15 años de servicio en calidad de asistente de la educación. El monto dependerá de los años de servicio y será proporcional a la jornada. Dicho monto comenzará en 55 UF ($1.257.000) con 15 años de servicio para alcanzar 395 UF con 35 y más años de servicio.

La iniciativa otorga además una bonificación de carácter especial para los asistentes que se desempeñaban como tales al 19 de enero de 2008, que se mantengan en tal calidad y que hubieran cumplido los requisitos para acogerse a los beneficios de la ley Nº 20.244, que establece normas y concede aumento de remuneraciones para el personal no docente y no lo hicieron. Estos últimos podrán postular de manera excepcional a una bonificación de cargo del empleador, equivalente a 1 mes de remuneración imponible por cada año de servicio con un máximo de 11 meses.

Para dicha bonificación excepcional se otorgará un total de 200 cupos y el personal que la perciba y que tenga al menos 15 años de servicio recibirá adicionalmente un bono de cargo fiscal equivalente a las 50, 7 UF.

Además se aprobó, por 92 votos, una indicación del diputado Jorge Ulloa (UDI), para sustituir en el articulado del proyecto el término “empleados” por “trabajadores o personal”.

El proyecto fue enviado al Senado, a cumplir su segundo trámite constitucional.

Reacciones

Tras la aprobación del proyecto, el diputado Patricio Vallespín (DC) destacó que gracias a la constancia de los dirigentes es que se logró sacar adelante esta iniciativa. “Este proyecto es sentido y valorado, siempre nos gustaría que fuera más y mejor, pero va en la línea correcta. Muchos asistentes adultos mayores podrán comenzar su descanso tan anhelado”, dijo.

“Van a quedar desafíos pendientes, como avanzar en un estatuto especial para los asistentes de la educación, ese es el trabajo que nos queda para el futuro”, sentenció el legislador.

Por su parte, el diputado Germán Becker (RN) señaló que “es un incentivo importante que permitirá a muchos asistentes de la educación acogerse a retiro de manera digna”.

“Este bono, que parte para los asistentes de la educación que tengan 15 años de trabajo, y al que podrán acceder los hombres que tengan más 65 años y las mujeres mayores de 60, parte en 1 millón 250 mil pesos, y puede llegar hasta cerca de 9 millones para los más antiguos y que cumplen más de 35 años de servicio”, explicó Becker.

El diputado Germán Verdugo (RN) valoró la aprobación de la iniciativa señalando que “es un reconocimiento a una labor extraordinaria en el apoyo al proceso educativo de nuestros estudiantes”.

“Sabemos que las condiciones económicas en la que quedan los trabajadores asistentes de la educación, luego de pensionarse, son bastante desmejoradas, por lo que este bono era necesario a fin de otorgarles una mejor pensión”, agregó Verdugo.

El presidente de la Comisión de Educación, diputado UDI Romilio Gutiérrez, valoró la unanimidad con que contó la iniciativa y, en particular, el “ambiente de diálogo y de acuerdos que hubo con el Gobierno, los representantes del gremio y la Comisión de Educación, lo que nos permitió sacar adelante un buen proyecto”.

Para Gutiérrez, “esta era una deuda pendiente con un gremio que cumple un rol muy relevante en el funcionamiento de los establecimientos educacionales, y después de años de dedicación, esfuerzo y entrega por mejorar la calidad de la educación, es justo reconocer con incentivos que permitan que puedan retirarse en mejores condiciones”.