Noticias

Consejo de Modernización de la Labor Legislativa entregó su informe final

Publicado el 21 de diciembre del 2015

En ceremonia efectuada en la sede Santiago del Congreso Nacional, los Presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados recibieron el conjunto de propuestas orientadas a mejorar el trabajo del Poder Legislativo.

Medidas sustanciales que buscan los más altos estándares de transparencia y una mayor eficacia en la tramitación de las leyes en el Parlamento contiene el informe entregado hoy al Presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez (PPD), y a su par del Senado, Patricio Walker (DC), por parte del Consejo de Modernización de la Labor Legislativa, instancia que forma parte de los compromisos anunciados en la cuenta pública del Congreso Nacional, el pasado 21 de julio. Revise el informe completo en este enlace.

El grupo técnico contó con la participación de destacados expertos, encabezados por Francisco Fernández, quien destacó que culminan con satisfacción este encargo, resaltando del conjunto de propuestas aquellas destinadas a favorecer un mecanismo para la eficiencia y pertinencia de la ley, tanto en su fase previa como posterior.

Por su parte, el Presidente Marco Antonio Núñez dijo que mejorar la gestión de la función legislativa tiene efectos inmediatos en los ciudadanos, porque las normas que aquí se tramitan repercuten directamente en la vida cotidiana de las personas.

“Este año hemos escuchado la voz de la ciudadanía. Hemos entendido que tenemos que corregir muchas prácticas y cambiar, de manera muy radical, la forma de funcionamiento de nuestras instituciones políticas”, enfatizó el titular de la Cámara.

Agregó que quienes ejercen cargos de representación, como los parlamentarios, deben asumir esta situación y la responsabilidad en esos cambios; por ello, remarcó que la creación de este Consejo constituyó “una expresión de nuestro compromiso republicano y de la necesidad de estar a la altura de los tiempos”.

El diputado Núñez también recordó que el pasado 21 de julio, junto al Presidente del Senado, se comprometieron con más de 20 medidas para mejorar los estándares de transparencia y probidad de nuestro trabajo parlamentario. “A lo largo del año, hemos trabajado duro para responder a esta promesa y avanzar hacia el Parlamento que la ciudadanía actual nos está exigiendo. Los problemas de la política se resuelven con más y mejor política. El Congreso y los parlamentarios somos actores imprescindibles para la democracia. De lo que se trata es que sepamos hacer las correcciones, con medidas que creen mejores y más estrictas condiciones para desarrollar nuestro trabajo”, concluyó.

Contenido del informe

El Consejo inició su labor el 3 de septiembre y luego de tres meses de trabajo, el informe presentado en esta jornada plantea mejoras en cuatro ámbitos fundamentales: transparencia, modernización de la función parlamentaria, participación ciudadana y técnicas legislativas y de calidad de las leyes.

Entre las recomendaciones destacan, a nivel práctico, simplificar la tramitación de los proyectos y uniformar ciertos procedimientos entre ambas cámaras; pero también limitar el número total de urgencias que el Presidente de la República pueda formular al Congreso de modo simultáneo, para evitar la acumulación de proyectos urgentes en la Sala y en las comisiones.

Asimismo, reglamentar con mayor densidad la existencia de comisiones bicamerales y elaborar un solo informe para ciertos proyectos de ley de fácil despacho o de urgencia manifiesta. En cuanto al tiempo de tramitación, se propone establecer un lapso razonable de tramitación.

En materia de transparencia, plantea la obligación de cada parlamentario de informar a sus electores, de manera estandarizada y se sugiere que se puedan llevar a cabo audiencias públicas participativas en las que se puedan hacer consultas al parlamentario.

Además, perfeccionar los mecanismos de participación para que la ciudadanía pueda entregar su parecer sobre determinas materias y fortalecer la participación ciudadana en el trabajo de las comisiones.

En ese sentido, se recomiendan procedimientos claros, audiencias en lugares especialmente diseñados para ello y que se tienda a asegurar la asistencia de todos los sectores que puedan ser aporte a la discusión, facilitando, por ejemplo, las audiencias por medios telemáticos.

También se propone fomentar la realización de sesiones de comisión en regiones, cuando el contenido del proyecto en estudio lo amerite.

Formación y evaluación de la Ley

El informe considera necesario elaborar un Manual de Estilo para la redacción de proyectos de ley e indicaciones para ambas cámaras, y crear un órgano de servicio común en materia de técnica legislativa, para que efectúe una revisión formal ex ante de los proyectos de ley, y otra al término de cada trámite constitucional.

Además, que se capacite permanentemente en técnicas legislativas a los funcionarios de comisiones legislativas y ministerios, en particular a quienes elaboran proyectos de ley sectoriales; fortalecer los equipos técnicos de apoyo y asesorías institucionales a Diputados y Senadores; y reforzar las asesorías a las bancadas, que involucran a personas de confianza de los congresistas en la labor legislativa.

También recomienda unificar en una sola página web toda la información sobre la tramitación de los proyectos de ley, en cualquier estado del proceso en que se encuentren, y fortalecer el acercamiento ciudadano al proceso legislativo, mejorando los sitios web del Congreso, simplificándolos, permitiéndole al usuario identificar y acceder fácilmente a la información relevante.

En materia de evaluación de la ley, el Consejo propone que se cree una oficina común del Congreso Nacional dedicada a la evaluación de la ley (actualmente existe una instancia en la Cámara de Diputados) y solicitar al Ejecutivo la creación de una agencia interinstitucional de evaluación de la ley que pondere la eficacia normativa de la legislación vigente.

Propuestas no vinculadas al proceso legislativo

El Consejo también contempló una serie de propuestas no vinculadas al proceso legislativo, como la necesidad de fortalecer la formación cívica desde el Congreso, a través de difundir el trabajo legislativo, para que la ciudadanía mejore su participación en dicho proceso y conozca las funciones que de diputados y senadores.

Se sugiere, asimismo, oficializar la base de datos “Ley Chile” para difundir el trabajo legislativo del Congreso y dar acceso a una fuente oficial de legislación de carácter digital, gratuito, actualizado, reutilizable y enlazable, para la ciudadanía y otros organismos del Estado.

Finalmente, en materia de ética en el desempeño de la labor parlamentaria, este Consejo señaló la importancia de perfeccionar los instrumentos de revisión y promover estándares de conducta parlamentaria acordes a las exigencias políticas y sociales nacionales e internacionales. Para ello, propuso la creación de un órgano de Estándares Éticos Parlamentarios, integrado por destacados profesionales que aporten conocimientos, experiencia y autoridad para identificar y enfrentar situaciones que amenazan la legitimidad y valor de la función parlamentaria.