Noticias

Aprueban proyecto que impone a religiosos denunciar delitos de connotación sexual

Publicado el 24 de octubre del 2018

La propuesta, que continuará analizándose en particular en una próxima sesión, también es atingente a todas las religiones y a organizaciones del género educativo, deportivo, cultural y juvenil.

Por unanimidad los diputados de la Comisión de Constitución aprobaron la idea de legislar sobre el proyecto (boletín 11768) que obliga a integrantes del clero o de cualquier religión, así como a dirigentes de organizaciones civiles a denunciar delitos de connotación sexual que perjudican a menores, adolescentes y personas vulnerables.

El diputado Leonardo Soto (PS) comentó que “esta moción parlamentaria recoge, en parte, el debate de las investigaciones judiciales que hay respecto a la Iglesia Católica, donde altas autoridades eclesiásticas, tras conocer abuso sexual infantil o juvenil, no han hecho las denuncias respectivas y, más bien, han ocultado antecedentes”.

En concreto, esta iniciativa modifica el Código Penal para establecer la obligación de hacer la denuncia ante la justicia y sancionar a civiles si es que ésta no se realiza. “No nos parece justo que estas redes de protección no solo terminen ocultando los delitos, sino que también los mantengan en el tiempo”, remarcó el diputado Soto sobre el punto.

Durante la jornada se presentó una indicación que busca precisar en qué circunstancias estas autoridades tienen la obligación de hacer la denuncia, definir con mayor detención los lugares dónde se hayan cometido y establecer las responsabilidades que les competen en el delito específico que se cometió.

Consultado sobre la calidad secreta del sacramento de la confesión de la fe católica, el diputado Leonardo Soto reconoció que existe una "colisión de valores jurídicos" respecto a la obligación de denunciar que tendrían las autoridades de la Iglesia Católica en relación a la privacidad del secreto de confesión (que también establece el Derecho Canónico).

Específico que, en la próxima sesión, se debatirá sobre este tema con el fin de establecer si el secreto se extiende o no al delito que se efectuó o si se establece una línea clara a fin de no irrumpir o desnaturalizar la confesión, definida como una prerrogativa eclesial para todos los sacerdotes.