Noticias

Comisión de Hacienda aprobó Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico

Publicado el 06 de marzo del 2019

El acuerdo, que ya cuenta con la aprobación de la Comisión de Relaciones Exteriores y que fue presentado a los diputados por los ministros de Relaciones Exteriores y de Hacienda, fue ratificado con los votos del oficialismo y tres representantes de la oposición.

Un nuevo e importante paso dio el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CP-TPP) al ser aprobado ayer en la tarde, en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, quedando con ello en posibilidad de pasar a tratamiento a la Sala de la Corporación.

La propuesta (boletín 12195), que ya contaba con el respaldo de la Comisión de Relaciones Exteriores, fue ratificada con los seis votos favorables del oficialismo (cuatro UDI y dos RN) más el apoyo de los diputados DC Pablo Lorenzini y José Miguel Ortiz y del independiente Pepe Auth. Los PS Marcelo Schilling y Manuel Monsalve se abstuvieron, en tanto que votaron en contra el PC Daniel Núñez y el RD Giorgio Jackson.

El acuerdo, que comprende un mercado de 498 millones de personas y que reúne a once países del Asia-Pacífico, fue presentado a los legisladores por los ministros de Hacienda, Felipe Larraín, y de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, junto a sus equipos directos y representantes de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcom) de la cancillería.

El Ministro Larraín explicó que, si bien Chile tiene tratados bilaterales con todos los países miembros, estos contienen excepciones y productos con acceso limitado. Remarcó en dicho plano que más de 3.000 productos excluidos o con acceso limitado se verán beneficiados por el CP-TPP, citando como ejemplo el caso de Japón, donde se otorgan beneficios a 1.065 productos adicionales entre los que se incluyen moluscos y cangrejos, pollos, leche en polvo y mermeladas de fruta.

Lo mismo ocurre en el caso de Vietnam (1.022 productos adicionales), Malasia (667), Canadá (100) y México (80).

Informó que, en el caso de las naranjas chilenas, se rebajará en ocho años a arancel 0%, de una tasa actual que hoy Japón impone de 16% a 32%, según la fecha de importación. En el caso del salmón y de la uva fresca chilena, a 10 años plazo, no pagarán aranceles en ninguno de los países del CP-TPP, mientras que el vino embotellado se sumará a dicha tasa en un plazo de 16 años.

Indicó que otros beneficios del acuerdo apuntan al tema de la "acumulación de origen", que permite que se consideren como propios los insumos originarios provenientes de los otros países del CP-TPP; la armonización de normas de origen y procedimientos de Aduana (un único certificado de normas de origen para los 11 países del CP-TPP).

Asimismo, se destacó la eliminación de los subsidios a las exportaciones agrícolas en otros países; evita barreras no arancelarias al comercio internacional, con mecanismo de consultas técnicas para resolver controversias; facilita la exportación de servicios, el comercio electrónico y las inversiones bilaterales; y establece mecanismos de cooperación para el resguardo de la propiedad intelectual.

Finalmente, indicó que habrá una reducción paulatina de aranceles de importación (y su impacto asociado en la recaudación del IVA) que afectará en particular a productos provenientes de Canadá, Japón, Malasia, México y Vietnam. El costo fiscal asociado a dicha medida correspondería a menos de un millón de dólares.

Canciller

El ministro Ampuero resaltó a los diputados la perspectiva política de este acuerdo suscrito en Santiago el 8 de marzo de 2018, en los días finales del gobierno de Michelle Bachelet, y que compromete a Australia, Brunéi Darussalam, Canadá, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y Chile.

Remarcó que este tratado es inclusivo e introduce temas nuevos respecto de otros acuerdos, al abordar la perspectiva de género, normas anticorrupción y consideraciones medioambientales y de desarrollo sustentable.

Además, recalcó que su ratificación (ya siete países firmantes lo han ratificado) permite a Chile seguir participando de esta asociación multilateral del Asía-Pacífico y continuar con su política de apertura comercial que le ha permitido desarrollar acuerdos con 64 economías del mundo.

Durante el debate, la oposición, particularmente la izquierda, planteó sus dudas respecto a variados temas, siendo algunos puntos recurrentes las normas suspendidas en materia de propiedad intelectual y las condicionantes para la creación nuevas empresas estatales que puedan alterar por medio de aportes del fisco los equilibrios de los productos tranzados.