Noticias

Diputados analizaron nuevos protocolos de Carabineros para el uso de la fuerza

Publicado el 15 de marzo del 2019

Hasta la Comisión de Derechos Humanos concurrió el General Director de Carabineros, Mario Rozas, además de la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, para explicar los aspectos que tendrá el nuevo protocolo en Carabineros, que establece un uso gradual de las medidas de fuerza.

La Comisión de Derechos Humanos analizó los nuevos protocolos referidos al uso de la fuerza policial, junto al General Director de Carabineros, Mario Rozas, y la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell.

En la oportunidad, ambos se refirieron a este nuevo texto que, entre otros, establece un uso gradual de las medidas de fuerza y prohíbe ejercer cualquier acto de tortura o tratos inhumanos o degradantes.

El diputado Miguel Crispi (RD) se refirió a la ausencia de diez procedimientos que pasaron a ser secretos en este nuevo documento y aseguró que es un enorme retroceso democrático.

“Se nos señala que tiene que ser por las disposiciones tácticas que usa Carabineros, pero esos documentos antes eran públicos y creo que debe haber un equilibrio mínimo entre las funciones que deben realizar las policías y que la ciudadanía sepa cuales son procedimientos legales y cuales no”, indicó.

El diputado Diego Schalper (RN), en tanto, valoró la actualización de los nuevos protocolos y señaló que la custodia a los derechos humanos también tiene que ver con el resguardo del orden público.

“Encuentro muy positivo que vayamos actualizando los protocolos de Carabineros y que estén a disposición de la ciudadanía (…) hay consultas legítimas respecto de por qué estos procedimientos son, entre comillas, secretos, porque no es que lo sean, sino que son reservados porque muchas veces tienen que ver con tácticas de Carabineros”, acotó.

Dentro de los principios para el uso de la fuerza, el texto señala que esta solo debe aplicarse cuando sea estrictamente necesaria y en la medida requerida para el desempeño de las funciones policiales, de modo tal que el personal de Carabineros, en el cumplimiento de sus tareas profesionales, debe aplicar medios no violentos antes de recurrir al uso de la fuerza.