Noticias

Analizan soterramiento de cables en monumentos históricos o patrimoniales

Publicado el 21 de marzo del 2019

La Comisión de Cultura está debatiendo dos proyectos que buscan modificar las Leyes de Servicios Eléctricos y de Telecomunicaciones y de Monumentos Nacionales, con el fin de soterrar el cableado aéreo y retirar aquellos elementos en desuso ubicados en lugares de interés patrimonial o que pudiesen afectar monumentos históricos.

En Chile existen 2,5 millones de postes para instalaciones de distribución eléctrica y un total de 168 mil kilómetros de tendido para instalaciones de distribución. Solo un 2% de ese total está actualmente soterrado, es decir, bajo tierra.

Estos antecedentes fueron expuestos en dos proyectos de ley que se tramitan en la Comisión de Cultura y que buscan implementar esta medida en lugares de interés patrimonial o declarados monumentos históricos.

El primer proyecto modifica la ley General de Servicios Eléctricos y la Ley 18.168, General de Telecomunicaciones, para exigir a las empresas contar con programas de retiro o traslado de líneas y redes instaladas sobre lugares de interés patrimonial
(boletín 12438).

El segundo proyecto, por su parte, modifica la Ley 17.288, sobre Monumentos Nacionales, para establecer la obligación de soterrar el cableado que pudiera afectar a los lugares declarados monumentos históricos (boletín 10881).

En una ciudad como Valparaíso, patrimonio de la humanidad declarado por la Unesco, la excesiva cantidad de cables, las escasas iniciativas para soterrarlos y, a su vez, retirar elementos en desuso, no permite a vecinos y visitantes, apreciar en toda su magnitud la monumental belleza de su entorno.

La situación se replica en otros sitios a lo largo del territorio nacional, que cuentan con zonas típicas, ruinas arqueológicas y monumentos históricos de incalculable valor arquitectónico y patrimonial.

Patricio Cáceres, del Departamento Técnico del municipio porteño, explicó que se trata de un importante trabajo a realizar por la magnitud y los gastos económicos en los que se debe incurrir.

“Son muchos los cables que existen y que están en desuso. Tenemos estimaciones que sobre el 50% de los cables que existen no debiesen estar porque no prestan ninguna utilidad y, respecto de los que tienen utilidad, buscar la manera de soterrarlo implica costos importantes”, puntualizó.

Señaló que se debe buscar la forma de llevar a cabo este trabajo en conjunto con el Estado. Tal vez manejar exenciones en el pago de los derechos, detalló, con fórmulas que permitan incentivar que esto ocurra.

Ejemplificó que, en Valparaíso, desde 2010, “existe la norma que impide instalar cables, lo que ha traído como consecuencia que las empresas no inviertan y otras comunas si cuenten con fibra óptica”.

Perfeccionamientos y fusión de las propuestas

Tras la exposición del personero, los parlamentarios consideraron que, si bien los proyectos están bien encaminados, faltan varios puntos por abordar, como explicó el presidente de la Comisión, diputado Marcelo Díaz (PS), quien valoró los datos entregados por el experto.

“Faltan elementos de financiamiento, elementos de regulación, elementos de fiscalización. Y algo que me pareció muy interesante sobre su intervención fue que los postes que son propiedad de la empresa se instalan en un bien nacional de uso público y ellos tienen derecho a cobrar a otras compañías por instalarse ahí, entonces, porque no esos recursos no van a los municipios”, planteó.

El diputado detalló que en la conversación se plantearon ideas que van en la dirección de crear mecanismos de incentivos que permitan avanzar en el soterramiento de los cables; que las empresas cuenten con tecnología que identifiquen los cables en desuso; y la obligación de identificar con el nombre de la compañía a la que pertenecen estos los cables.

El diputado Hugo Rey (RN) evaluó que el soterramiento de cables sería imposible de costear para los municipios y el Estado, al tiempo que propuso una serie de incentivos que podrían solventar esta medida, de modo que, "en un futuro próximo, las empresas puedan soterrar, sin los costos que esto amerita, porque finamente el usuario, las mismas municipalidades o el Estado terminan pagando”.

El parlamentario planteó crear un plan maestro del soterramiento de cables en todos los sectores de monumentos nacionales para que cuando los municipios tengan que mejorar veredas, por ejemplo, o construir nuevos proyectos se considere dejar listos los ductos para un futuro soterramiento, cuyos tributos por el uso puedan quedar en manos de los municipios.

La instancia legislativa pedirá a la Sala la fusión de ambos proyectos de ley, como también antecedentes sobre el debate de esta materia en el Senado. A su vez, consideran necesario invitar a los Ministerios de Energía y de Obras Públicas, con miras a conocer su impresión respecto de la materia.