Noticias

Proyecto de modernización tributaria logró su aprobación en general en Comisión de Hacienda

Publicado el 10 de abril del 2019

La idea de legislar fue aprobada con los votos favorables de los tres representantes de la UDI, de los tres RN y de los dos miembros de la DC. En contra se pronunciaron los cinco integrantes de la oposición restantes.

Por ocho votos a favor y cinco en contra, la Comisión de Hacienda aprobó la idea de legislar en torno al proyecto de modernización tributaria del Ejecutivo (boletín 12043).

Votaron a favor los UDI Patricio Melero, Guillermo Ramírez y Gastón Von Mühlenbrock; los RN Alejandro Santana, Carlos Kuschel y Leopoldo Pérez; y DC Pablo Lorenzini y José Miguel Ortiz. En contra se pronunciaron el presidente de la Comisión, diputado PC Daniel Núñez; los PS Marcelo Schilling y Manuel Monsalve; el independiente Pepe Auth; y el RD Giorgio Jackson.

Al término de la votación, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, agradeció a quienes posibilitaron la continuación del debate de este proyecto y expresó la disposición del Gobierno para recibir las propuestas y "enriquecer el proyecto con todos".

Luego, recordó tanto parte del proceso de negociación previo con los legisladores como los beneficios concretos que se obtuvieron de dichas negociaciones y destacó que la iniciativa ha sido valorada por diversos organismos internacionales, como la OCDE y el Fondo Monetario Internacional, así como por entidades nacionales, entre ellas, el gremio de las pymes.

Por su parte, el ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, resaltó que la iniciativa fue parte de los compromisos de campaña del Presidente Sebastián Piñera y sostuvo que la idea de dialogar con la oposición es buscar acuerdos no solo en forma utilitaria, para garantizar la aprobación de la propuesta, sino que para consensuar una mejor ley para el país.

Remarcó que el Ejecutivo busca con esta propuesta generar más progreso y oportunidades, pero también más justicia distributiva; un país meritocrático pero también solidario, entendiendo que no son realidades incompatibles.

Fundamento del voto

En la sesión, los trece integrantes de la Comisión hicieron valer su derecho a fundamentar su voto. El primero en exponer fue el diputado Pepe Auth, quien recordó las advertencias de la oposición al Gobierno y las esperanzas cifradas en las negociaciones para lograr alguna concesión en torno a lo que llamó el corazón de la reforma: la "reintegración".

En tal sentido, lamentó que las compensaciones apuntaran a las rentas del trabajo y no a las de capital y aseguró que procurará impedir en el debate en particular toda medida que haga más regresivo un sistema tributario que ya es inequitativo en nuestro país.

Giorgio Jackson recalcó que Chile tiene una de las tasas más altas de desigualdad y sostuvo que el presente debate se da en ese contexto, con una propuesta que habla de volver a un sistema tributario sobre la base de retiros, que mantiene privilegios y que permitirá millonarios retornos de capital a los dueños de las empresas más ricas.

Además, observó que al aprobar la idea de legislar y rechazar un punto en particular, nada resta al Presidente Piñera a imponer un veto aditivo que restituya la materia.
El diputado Monsalve valoró el diálogo desarrollado y los avances anunciados en materia de adultos mayores, pymes y regionalización, pero lamentó que no se llegara a acuerdo en el tema de la integración tributaria. "Es un espacio de abuso y de desigualdad escondido detrás de las pymes y de las cooperativas", planteó, asegurando que el mayor impacto afectará a la clase media (boleta electrónica e impuestos al comercio electrónico), en tanto que se devuelve a los tramos más altos.

En línea con los anterior, Marcelo Schilling también rechazo al tema de la reintegración, que calificó como algo regresivo, al tiempo que hizo ver que Chile pasaría a ser un caso aislado frente a la mayoría de los países de la OCDE. Coincidió, además, en que aprobar la idea de legislar sin compromisos expresos sería pecar de "ingenuos" y observó que la integración, a diferencia de lo que se dice, no beneficiará a las pymes ya que en su mayoría tributan por renta atribuida o el 14 ter.

Por último, el diputado Núñez quiso reivindicar las reformas progresivas de la Concertación, de los años 90 y la del 2014, que permitieron avanzar en mayor equidad al subir los impuestos a las empresas la primera y generar un beneficio social importante en materia de educación, la segunda. En tal sentido, dijo que la actual propuesta es más bien una contrareforma que recauda poco, pone en riesgo las finanzas públicas y agudiza la desigualdad social.

Oficialismo y DC

El diputado Carlos Kuschel sostuvo que la modernización tributaria planteada por el Ejecutivo es sumamente necesaria, dadas las actuales circunstancias de inversión, tanto privada como pública, y para corregir problemas que dejó la reforma de 2014. Además, junto con expresar su apoyo, llamó a un pronto despacho de la iniciativa, para enfrentar los problemas que tiene actualmente el país.

Patricio Melero dijo que la propuesta es clave para dar un impulso productivo a las pymes. Asimismo, remarcó que se avanzará hacia una medida descentralizadora efectiva, al dejar en las regiones un 1% de los grandes proyectos de inversión que se ejecuten en ellas; y en beneficios concretos para los adultos mayores y la clase media.

Por su parte, Leopoldo Pérez insistió en la importancia de permitir la continuidad del debate aprobando la idea de legislar y afirmó que el proyecto permitirá, una vez que sea ley, dar certezas no solo jurídicas sino también tributarias a los inversionistas.

Para Guillermo Ramírez, el Gobierno demostró una gran capacidad de diálogo en las negociaciones previas, respondiendo a varias de los planteamientos de la oposición. Además, concordó con otros parlamentarios de su sector en que, de rechazarse la idea de legislar, no será posible concretar normas y beneficios que han sido reconocidos como avances positivos para el país.

Alejandro Santana sostuvo que la postura expresada por su sector al rechazar la idea de legislar en torno a la reforma tributaria de Michelle Bachelet, cuando eran oposición, no se compara con la manifestada hoy por los opositores a Sebastián Piñera, ya que mientras en el primer escenario se los obligó a legislar en 21 día y sin la entrega de alguna concesión, aquí se tuvo ocho meses de conversaciones y la entrega de propuestas concretas.

Gastón Von Mülhembrock, en tanto, reiteró que la iniciativa promoverá la inversión y el crecimiento y que, junto a aspectos favorables ya mencionados, habrán aportes especiales para La Araucanía y la extensión de beneficios para las zonas extremas.

Finalmente, José Miguel Ortiz y Pablo Lorenzini aseguraron que su voto favorable no obedece a una "orden de partido", sino que a un planteamiento personal en pro de permitir la continuidad del debate, donde esperan rechazar algunos aspectos y aprobar otros. "Están los votos para las pymes, adultos mayores y regiones; por otro lado, no hay voto para la integración y la repatriación. El resto veamos como lo mejoramos", planteó Lorenzini. "Estoy convencido de que podemos mejorar el proyecto", afirmó Ortiz.