Noticias

Comisión aprobó en general proyecto que moderniza carrera funcionaria de Gendarmería

Publicado el 13 de mayo del 2019

Los/as legisladores/as de Constitución aprobaron la idea de legislar de la iniciativa que, entre otros objetivos, busca regular el ingreso y egreso de la carrera de Gendarmería, con el objeto de no repetir el crecimiento inorgánico de las dotaciones y evitar que en la parte superior se genere un estancamiento.

Introducir mejoras en la carrera de las funcionarias y los funcionarios de Gendarmería de Chile es el objetivo central de la iniciativa (boletín 12.431) que analiza la Comisión de Constitución y cuya idea de legislar fuera aprobada en la pasada sesión.

Para lograr su objetivo, la propuesta busca posibilitar que los/as funcionarios/as de las plantas I y II que cumplan con todos requisitos exigidos, accedan al cargo y grado final de su carrera, en tiempos razonables, es decir, sin exceder en demasía los tiempos mínimos de permanencia en cada grado y, de esta manera, satisfacer una legítima aspiración de ascensos periódicos durante el transcurso de la carrera.

Además, la iniciativa busca otorgar al personal no uniformado mayor estabilidad en el empleo.

En sus antecedentes, el texto legal explica que el hacinamiento genera dificultades para administrar tanto la vigilancia como las medidas de reinserción, lo que incide directamente en las condiciones laborales de los funcionarios del servicio.

Por otra parte, el aumento de la población penal ha llevado a que, en los últimos años, también se haya aumentado de manera relevante la dotación del Servicio, pasando de 8.852 funcionarios, el año 1999, a más de 21.000, en el presente.

Este aumento de dotación ha implicado también un impacto en las condiciones laborales del personal pues, en unidades penales planificadas para determinado número de funcionarios, se ha visto un aumento relevante de los mismos, lo que impacta sus condiciones de habitabilidad, por ejemplo, en las cuadras donde pernoctan o en los casinos donde se alimentan.

Asimismo, el texto consigna que la dinámica del delito en Chile ha variado en el último tiempo, siendo el narcotráfico una realidad cada vez más patente, que ha provocado un paulatino cambio de la población penal hacia una que cuenta con más recursos y métodos más violentos lo que, por ende, ha aumentado la exposición de los funcionarios a la corrupción y la inseguridad.