Noticias

Comandante en jefe del Ejército informó sobre protocolo para enfrentar abusos

Publicado el 07 de junio del 2019

El general Ricardo Martínez expuso junto al jefe de personal del Ejército ante la comisión que investiga los maltratos hacia los conscriptos de las FF.AA. El alto uniformado entregó las cifras de casos de maltratos y abusos sexuales y sanciones que han aplicado en los últimos años.

El comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, y el jefe de Personal de la institución, coronel Pedro González expusieron, ante la comisión que investiga la actuación de los organismos del Estado en la prevención de maltratos a soldados conscriptos de las FF.AA., las normas preventivas que se aplican en la institución, así como estadísticas de casos específicos y medidas disciplinarias que se adoptan hacia el personal responsable.

La entidad castrense informó que considera como maltrato cualquier tratamiento reñido con la dignidad y el honor de las personas o que no se ajuste a la legalidad y reglamentación vigentes. Además, la normativa -presente en diversas circulares- promueve el respeto como valor de la carrera militar.

En cuanto al servicio militar, el general señaló que la rigurosidad del entrenamiento nunca debe ser confundida con maltrato.

Igualmente, Martínez detalló los protocolos de la institución que han facilitado las denuncias y precisó las sanciones que se han aplicado en el último tiempo.

“El Ejército tiene protocolos de cumplimiento. Cuando la situación es evidente, se toman las medidas inmediatamente, es decir, cuando hay testigos. Cuando no hay testigos o los hechos son difusos, se hace una investigación sumaria administrativa que concluye en resultados”, precisó.

Los datos entregados, que recopilan antecedentes de los últimos seis años, indican que hay 59 oficiales y suboficiales que fueron sancionados en su hoja de vida, ya sea por acoso sexual u hostigamiento o maltrato. Además, se dio cuenta de 39 oficiales y suboficiales que fueron dados de baja, es decir, que "salieron de la fuerza”.

Precisó luego que, del desglose de cifras, se han producido 70 casos de maltrato y 96 de abuso sexual en el mismo periodo y recalcó que el Ejército no ampara el maltrato de ningún miembro de la institución, porque es una situación que afecta gravemente la disciplina y el honor militar.

Examen sicológico

Los representantes castrenses destacaron que se modificó el examen sicológico realizado a los soldados conscriptos como medida de prevención, ello como consecuencia del caso que ocurrió en Iquique, en marzo pasado, donde un soldado asesinó a balazos a dos suboficiales y luego se suicidó, en la Escuela de Caballería Blindada.

Se informó que, de los doce mil conscriptos, hombres y mujeres, cerca de diez mil realizan su servicio militar en el Ejército. De ellos, un 17% resultó no recomendable para su realización, por lo que serán licenciados de su instrucción militar.

Sobre el punto, el presidente de la comisión, diputado Mario Desbordes (RN), calificó como un dato duro el hecho que 1500 jóvenes fueron licenciados después del examen sicológico y estimó que la medida impulsada permitirá mejor las condiciones al interior del servicio.

"Este examen ahora se va a hacer antes de entrar al servicio militar y, por lo tanto, son medidas que tienden a que haya mejores condiciones para los soldados; que la gente que entra a hacer el servicio militar, que aprende a usar un arma, que se le entrega un arma, esté en condiciones sicológicas de hacerlo, lo mismo que los oficiales y suboficiales que entran a las escuelas, que también son evaluados”, destacó.

Por otra parte, planteó “que se adopten todas las medidas para garantizar que quien sea víctima de abusos reciba los apoyos y los resguardos, se investiguen los hechos y se sancione al eventual abusador”.

Por su parte, la diputada Jenny Álvarez (PS) consultó si estos exámenes sicológicos se aplican permanentemente al personal del Ejército a cargo de los jóvenes, tema que será respondido con mayor precisión en la próxima sesión.

“Se han dado a conocer estos test sicológicos que se hacen a todos los que van a ingresar al servicio militar, pero también planteaba que si los que están encargados de atender a estos jóvenes inexpertos que vienen llegando recién al Ejército, pasan por un proceso sicológico”, explicó.

Dijo que se les explicó que al ingreso sí se les practica, sin embargo estimó que, después de pasado un tiempo, las personas deberían ser evaluadas constantemente, para ver si tienen las capacidades o no, de poder entrenar a jóvenes que llegan a una situación compleja.