Noticias

Solicitan estudios sobre disponibilidad de agua y estrés hídrico en Salar de Atacama

Publicado el 10 de junio del 2019

A través de una resolución, la Sala respaldó solicitar al Gobierno disponer de los medios necesarios para realizar estas mediciones, procurando actualizar los datos de explotación y exploración de las aguas subterráneas.

Por 143 votos a favor, la Sala de la Cámara aprobó la resolución 418, que solicita al Presidente Sebastián Piñera invertir en la realización de estudios que analicen las condiciones en las que se encuentra el recurso hídrico en la cuenca del Salar de Atacama.

La resolución, que fue propuesta por las diputadas Marcela Hernando (PR), Catalina Pérez (RD), Carolina Marzán (PPD) y Paulina Núñez (RN), junto a los diputados Esteban Velásquez (FRVS), Renato Garín (IND), Juan Santana (PS), René Alinco (IND), Tucapel Jiménez (PPD) y José Miguel Castro (RN), señala que, de acuerdo a estudios, las salidas de agua de este espacio sobrepasan las entradas.

Según sostiene el informe realizado este 2018 por la consultora internacional Amphos 21, respecto a la hidrogeología del Salar de Atacama, por encargo del Comité de Minería No Metálica de Corfo, en régimen natural, las entradas son similares a las salidas, 6.810 litros por segundo frente a un intervalo entre 6.575 y 6.975 l/s, respectivamente. Sin embargo, en un sistema influenciado por extracciones antrópicas y para el periodo comprendido entre los arios 2000 y 2015, las salidas alcanzan un caudal promedio anual de entre 8.442 l/s y 8.842 l/s.

En la resolución se agrega que son cuatro empresas con derechos de explotación: SQM posee 450 l/s, 22 l/s corresponden a Rockwood Lithium (Albemarle); 200 l/s tiene Minera Zaldívar y 1.375 l/s Minera Escondida. Esto significa que el principal uso del agua subterránea en la cuenca es para uso minero y la gran minería, metálica y no metálica.

Por otro lado, señala que las comunidades indígenas atacameñas Lickanantay, todos los habitantes de la cuenca del Salar de Atacama y la industria del turismo viven actualmente una crisis hídrica. Según estudios de la DGA del 2016, el 70% de agua se utiliza en minería, 17% sector agropecuario y el 13% para consumo humano.

Frente a esto, se concluye que esta problemática afecta a las comunidades ancestrales del Salar de Atacama que ven aminoradas sus proyecciones de vida puesto que el agua, el vital elemento de creación, está destinado desde hace decenas de años a la producción industrial minera. Por lo que se solicita realizar los estudios para controlar esta situación.