Noticias

Comisión de RR.EE. analizó crisis migratoria en frontera norte

Publicado el 11 de julio del 2019

La instancia recibió a los jefes de Extranjería y Migración y de Asuntos Consulares, quienes explicaron cómo el Gobierno está abordando la ola migratoria de venezolanos en Chacalluta, complejo fronterizo ubicado al norte de Arica.

Informar sobre la crisis migratoria surgida en el complejo Chacalluta, desde el 22 de junio, y las medidas adoptadas por el Gobierno fue el objeto de la sesión de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Para este análisis asistieron el jefe del Departamento de Extranjería y Migración (dependiente del Ministerio del Interior), Álvaro Bellolio, y el director general de Asuntos Consulares, Raúl Sanhueza, repartición dependiente de la Cancillería.

Álvaro Bellolio informó que la población venezolana residente en Chile alcanza a 400 mil personas, siendo la más numerosa, seguida por la peruana y haitiana. Agregó que, desde abril de 2018, se han solicitado más de 96 mil visas, de las cuales se han otorgado 37 mil, 31 mil están en proceso y 30 mil han sido rechazadas por la presentación de documentación falsa.

Respecto a la crisis en la frontera norte, Bellolio explicó que el problema surge cuando Perú decide solicitar visa consular a los migrantes venezolanos, por lo que llegaron en gran número al complejo fronterizo Chacalluta, donde se implementó un plan de contingencia para atender a las familias venezolanas, priorizando a mujeres y niños.

“Efectivamente, hubo un número de extranjeros venezolanos que tenían la intención de entrar a Chile como turistas. Ellos nunca hicieron un ingreso efectivo, pero a pesar de estas condiciones y, aún estando administrativamente bajo el Perú, Chile les entregó todo su apoyo. Puso espacios de hidratación, médicos y buses para que puedan hacer sus trámites en Tacna", informó.

Acotó luego que, "hoy en día, es el consulado de Tacna el que les está entregando su documentación; el que está entregando salvoconductos. Y, de esta manera, permitir que los venezolanos que cumplen los requisitos y puedan entrar al país, facilitar su inserción en Chile”, precisó.

El encargado de Extranjería señaló que se entregaron mil números a las personas que permanecían en la frontera para ser atendidas en el consulado de Tacna, que serán recibidas hasta el 18 de julio, aproximadamente, citas donde no tendrían que esperar más de 48 minutos.

Por último, Álvaro Bellolio señaló que, entre el 22 y el 29 de junio, se realizaron 815 ingresos consulares de venezolanos y 84 solicitudes de refugio. Además, se registraron 119 ingresos clandestinos.

En tanto, el director general de Asuntos Consulares explicó la operatividad del Sistema de Atención Consular y Análisis Policial (SACAP), que permite a los migrantes venezolanos realizar trámites en línea por internet; y luego establecer la entrevista y análisis de datos por la PDI, que tiene convenio de datos migratorios con otros países como Uruguay.

Este sistema busca frenar las mafias de trata de personas o gestores o tramitadores que operan con los migrantes, destacó el funcionario.

Reacciones parlamentarias

El diputado por Arica, Vlado Mirosevic (PL) calificó como una gran improvisación lo ocurrido en Chacalluta y llamó al Gobierno a tomar medidas especiales.

“Yo creo que el Gobierno tiene que tomarse en serio lo que está pasando. Yo lo que he visto es más bien una improvisación. Se toma una decisión de aumentar los requisitos pero la ciudad de Arica no estaba preparada, de la misma manera que otras zonas de frontera tampoco lo estaban. A todos nos sorprendió esta circunstancia y, la verdad, es que la frontera de Chacalluta se transformó en un campamento”, consideró.

El legislador recalcó que la ciudad de Arica no está preparada por sí sola para resistir esta ola migratoria y sostuvo que se requiere de parte del gobierno central un apoyo decidido en salud y en educación. "De lo contrario, la cuidad por sí misma no es capaz de financiar lo que eso significa”, remarcó.

En tanto, la parlamentaria Catalina Del Real (RN) explicó que la Comisión reiterará la invitación al subsecretario de Interior, Rodrigo Ubilla, para buscar una solución política para la migración venezolana.

“Dentro de las soluciones que hemos discutido hoy día en la mesa: primero es una solución que abarque a todos los países de la región, donde todas las naciones se hagan partícipes de asumir esta migración. Chile ha recibido a 400 mil venezolanos y nosotros tenemos una población menor a 20 millones de personas, siendo que Brasil que tiene más de 200 millones de habitantes ha recibido solo 160 mil venezolanos. Por lo tanto, tenemos que ser un poco más equitativos; y que los países de la región enfrenten de manera conjunta esta crisis migratoria”, expresó.

La coordinación regional de los países de América del Sur es un anhelo de los integrantes de la comisión de Relaciones Exteriores, para que las y los venezolanos que dejan su país, accedan a mejores condiciones de vida en otro territorio.