Noticias

Comisión de Trabajo y Ejecutivo debatieron sobre proyecto que rebaja la jornada laboral

Publicado el 02 de septiembre del 2019

En la sesión, el ministro Nicolás Monckeberg expuso sus diversos reparos al proyecto, entre ellos, la inconstitucionalidad de la iniciativa, su impacto en las remuneraciones de los trabajadores y la inconsistencia de las cifras presentadas. Se espera que la propuesta sea votada y despachada en la presente sesión.

La Comisión de Trabajo se convocó en forma especial este lunes para abordar el controvertido proyecto que modifica el Código del Trabajo con el objeto de reducir la jornada laboral (boletín 11179), citando a una doble sesión: la primera, entre las 14:30 y las 16:30 horas; y la segunda, entre las 17:00 y las 19:00 horas.

En su primera parte, el grupo que encabeza la diputada Gael Yeomans (CS) debía abocarse de manera exclusiva a escuchar la intervención del ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, sin embargo ello no fue facilitado por el debate, en particular, por la insistencia del oficialismo de dar cuenta en la sesión de variados documentos, entre ellos, el informe financiero desarrollado por la Dirección de Presupuesto.

El punto fue finalmente zanjado en una votación cuyo resultado fue infructuoso a los objetivos de la derecha, lo que permitiría proceder a la exposición del ministro Monckeberg. Pero, nuevamente, desde la derecha se pidió la palabra, esta vez para anunciar la reserva de constitucionalidad.

Si bien tres legisladores fueron quienes alegaron por este derecho, fueron los diputados Guillermo Ramírez (UDI) y Alejandro Santana (RN) quienes intervinieron, el primero para impugnar el artículo único del proyecto, en tanto que el segundo para refutar al artículo transitorio. En ambos casos, el fondo de la argumentación apunto a que se vulneraban prerrogativas del Presidente de la República, al incurrirse en gasto fiscal de forma directa e indirecta.

Ejecutivo

El ministro Nicolás Monckeberg pudo tomar la palabra ya pasadas las 16:30, advirtiendo que su exposición sería mayor del tiempo restante y que esperaba no ser interrumpido, como ocurrió en la sesión donde el proyecto en trámite fue aprobado en general.

El secretario de Estado sostuvo que la propuesta demuestra un claro error en sus conceptos desde sus palabras iniciales. Afirmó que se comparan cifras que no tienen una misma base, como son el promedio de las horas efectivamente trabajadas con el máximo de horas que se pueden laborar a la semana.

En dicho plano aseguró que, conforme a datos OCDE, Chile tiene un máximo legal de 45 horas semanales, en tanto que el promedio de lo que efectivamente se trabaja es de 42,8 horas.

Remarcó que, en América Latina, la mayoría de los países tiene un máximo de horas semanales que supera al de Chile; en tanto que seis presentan un límite de 44 horas y solo Ecuador presentaría un margen de 40 horas de tope a la semana.

Otro punto defendido por el ministro es que en los países donde se decidió una rebaja de la jornada laboral hubo un aumento de productividad previo y no posterior, como se plantea en la propuesta que impulsa la diputada Camila Vallejo (PC), junto con otros legisladores/as de la oposición.

Resaltó en este marco que Chile tiene una de las cifras más bajas entre los países de la OCDE, lo que sumado a una rebaja de jornada, implicaría una necesaria afectación en las remuneraciones.

Alertó, asimismo, que este fenómeno acontecería igualmente pese a que el proyecto indique lo contrario, porque la realidad del mercado laboral señala que la rotación anual de trabajadores es de un 40%. Así, al pasar un año, debería obligatoriamente negociar un nuevo contrato con peores condiciones remuneracionales.

El ministro llamó también a considerar el efecto sobre los trabajadores que laboran por horas y los que tienen renta variable. En este plano, pidió legislar con responsabilidad y a considerar la importancia de la flexibilidad laboral, como un punto relevante en la modernización del mercado del trabajo.

Finalmente, tal como los legisladores del oficialismo, apeló a la inconstitucionalidad de la propuesta legal por tocar aspectos cuya iniciativa son de prerrogativa del Ejecutivo.

La comisión retomó la sesión a las 17:15 horas, con el resto de la exposición del ministro del Trabajo, esperándose al menos iniciar la votación del articulado del proyecto y de las indicaciones en el tiempo restante de la sesión, prolongada para dichos efectos.