Noticias

Requieren que se reconozca como patrimonio cultural el rol de las mujeres mapuches

Publicado el 23 de septiembre del 2019

La resolución también solicita un reconocimiento póstumo a la Lagmen Mapuche Huilliche, Esmilinda María Pinda Peye, fallecida el día 3 de septiembre, ello en el contexto del pasado Día Internacional de la Mujer Indígena.

La Sala de la Cámara de Diputados acordó solicitar al Presidente de la República que instruya a distintas reparticiones del Estado, entre ellas, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, de la Mujer y de las Culturas, para que estudien, a la brevedad, un proyecto de ley que reconozca como patrimonio cultural la actividad económica de las mujeres mapuches hortaliceras de las regiones del sur de Chile.

Asimismo, la resolución 729, aprobada por 118 votos a favor y 23 abstenciones, pide un reconocimiento de las demás prácticas culturales que son parte de la economía indígena en las demás regiones del país.

Además, se solicita requerir a la ministra de la Mujer y Equidad de Género y a la ministra de Educación que, en el marco del Día Internacional de la Mujer Indígena, se reconozca como patrimonio cultural y se establezcan mejoras en las condiciones labores y remuneraciones en las actividades que realizan las mujeres indígenas educadoras tradicionales y facilitadoras interculturales bilingües en los distintos establecimientos educacionales tantos públicos como subvencionados.

Igualmente se solicita instruir al ministro de Desarrollo Social y Familia y a la ministra de la Mujer y Equidad de Género para que se otorgue a la Lagmen Mapuche Huilliche, Esmilinda María Pinda Peye, fallecida el día 3 de septiembre, un reconocimiento póstumo por su lucha como mujer indígena en favor de los pueblos originarios, como parte de celebración del Día Internacional de la Mujer Indígena.

El documento señala que, el 5 de septiembre de cada año, se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena, en honor a la líder aymara, Bartolina Sisa, quien dirigió parte importante de la rebelión aymara-quechua contra la explotación y abuso de los españoles en el Alto Perú, en 1780.

Se destaca que, a pesar que han transcurrido dos siglos y varias décadas de este acontecimiento, en la actualidad podemos ver a las mujeres indígenas liderando la defensa del territorio, algunas sufriendo el atropello y vejámenes inmensurados, como los casos de las lamuén Lorenza Cayuhán, obligada a tener a su hija engrillada, o la lamuén Macarena Valdés, cuya muerte aun no es aclarada. Como no recordar a las hermanas Berta y Nicolasa Quintreman y su defensa a su mapu, agrega el texto.

La resolución evalúa que, todos esos casos, dan cuenta que los pueblos originarios han esperado por años para disponer de programas de educación intercultural, que se impartan en establecimientos de educación pública municipal o subvencionada a lo largo del país.

Además, se reconoce como un logro el tener un Programa Especial de Educación Intercultural Bilingüe en el Ministerio de Educación instalado, desde el año 1996, cuya implementación en el aula se sostiene mayoritariamente por mujeres indígenas que ejercen labores de Educadoras Tradicionales o Facilitadoras Interculturales, cuestión que ya ha sido relevada por los mismos Pueblos Indígenas.

La resolución 729 fue planteada a la Sala por Emilia Nuyado (PS), Carmen Hertz (PC), Andrea Parra (PPD), Loreto Carvajal (PPD), Marcos Ilabaca (PS), Ricardo Celis (PPD), Alejandra Sepúlveda (IND), Luis Rocafull (PS), Claudia Mix (Comunes) y Miguel Crispi (RD).