Noticias

Analizan impacto de proyecto Dominga en archipiélago de Humboldt

Publicado el 25 de septiembre del 2019

El profesor Carlos Gaymer, de la Universidad Católica del Norte, y Liesbeth Van Deer Meer, directora ejecutiva de Oceana, entregaron antecedentes sobre el carácter único e irremplazable de la zona y los efectos negativos que podrían generarse con este tipo de proyectos.

“Es uno de los ecosistemas marinos y terrestres más ricos del mundo. No existe otro como el del archipiélago de Humboldt”, explicó el académico Carlos Gaymer, ante la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara que analizó el impacto del proyecto minero Dominga en la comuna de La Higuera.

El científico subrayó categóricamente que no es posible compensar los efectos negativos de la instalación de una industria de este tipo en un lugar cuyas condiciones físicas, químicas y de productividad biológica lo hacen irremplazable.

El académico de la Universidad Católica del Norte afirmó que, hoy, solo falta firmar un decreto para que el área esté protegida.

“Y en todos los estudios se ha demostrado que es la zona más importante de todo el centro norte de Chile para la protección y para que Chile avance también en sus compromisos de protección hacia el 2020”, remarcó.

Sostuvo que, desde el punto de vista del cambio climático, saben que las áreas marinas protegidas son la mejor herramienta para mitigar los efectos del cambio climático. "Por lo tanto, esta zona podría ser un gran amortiguador que permita, obviamente, reducir los impactos que el cambio climático pueda tener en los ecosistemas marinos en Chile”, defendió.

Informó que se ha tratado de proteger esta zona por quince años y remarcó que ya en marzo de 2018 llegó hasta el nivel en que hay una aprobación unánime por el comité de ministros para la creación de esta área.

"Lo único que falta ahora es firmar el decreto, pero eso está aprobado desde el punto de vista político. Están todos los antecedentes científicos que lo apoyan y está el deseo también a nivel regional de avanzar en la creación de esta área, por parte de estas comunidades”, explicó.

Visión política

El debate se mantiene en estado de alerta a la espera de la decisión que adopte la Corte Suprema para el futuro de la mina. Asimismo, se busca instalar el tema en el ámbito legislativo, según planteó la diputada Catalina Pérez (RD), como una forma de evitar nuevos escenarios como este.

"Tiene que ver con cuál puede ser el impacto real que desde el mundo legislativo podamos cursar para prevenir que estas situaciones vuelvan a producirse en zonas que debiesen ser protegidas y no estar amenazadas por nuevos proyectos mineros”, precisó.

La idea, acotó, es cómo a propósito de este caso se puede mejorar el sistema de impacto ambiental y cómo en este caso en específico se puede contribuir a "que la posición de las comunidades sea respetada en el proceso de evaluación de impacto ambiental y que se pongan por delante los intereses ambientales por sobre los económicos de corto plazo”.

Para el diputado Hugo Rey (RN), se trata de una situación que debe revisarse ante los efectos negativos que podrían darse en la zona y por, ende, planteó la necesidad de escuchar la voz de otros expertos.

Reconoció que se está ante una situación bastante compleja, porque colisionan el desarrollo de la minería en un territorio que tiene una biodiversidad única en el mundo, donde cualquier intervención humana puede tener efectos desastrosos para el medio ambiente.

“En lo particular, he solicitado que para este tipo de análisis tengamos a todas las partes, porque solamente escuchar una versión nos deja, al menos en lo personal, bastante preocupados respecto de los efectos de la intervención humana en ese sector", recalcó.

Dijo que esperan una nueva sesión respecto de este tema, donde estarán invitados autoridades locales y otros expertos que puedan afirmar o descartar lo que hoy día se ha dicho, "porque, de verdad, esta situación en ese lugar único nos preocupa enormemente”.