Noticias

Sala solicita perfeccionar señaléticas en autopistas sobre los límites de velocidad

Publicado el 02 de octubre del 2019

La resolución propuesta por diputados/as de distintos sectores políticos solicita al Ejecutivo que realice las modificaciones necesarias para exigir a las autopistas urbanas e interurbanas incorporar una demarcación de color rojo cuando corresponda realizar una reducción drástica de la velocidad máxima de conducción.

Por unanimidad, fue aprobada la resolución 529 propuesta por los diputados Harry Jürgensen (RN), Renato Garín (IND), Pablo Kast (Evopoli), Andrés Longton (RN), Gonzalo Fuenzalida (RN), Cristóbal Urruticoechea (RN) y Karim Bianchi (IND), junto a las diputadas Camila Flores (RN), Sofía Cid (RN) y Jenny Álvarez (PS), que pretende perfeccionar las señaléticas en las autopistas que se refieran a los límites de velocidad.

La resolución alerta que uno de los grandes problemas en materia de tránsito es el respeto a la velocidad máxima permitida, siendo causante de numerosos accidentes. Por lo que resulta necesario reforzar la educación vial de los conductores, pero además darle relevancia a la información de velocidad máxima permitida especialmente en algunos sectores de mayor peligrosidad.

Además, se señala que hay muchos lugares a lo largo del país en que se indican en señalética vertical drásticas reducciones de velocidad, señalizadas sólo una única vez. Tal es el caso de la Ruta 5 sur, en el tramo de sur a norte al llegar el Puente Rahue, en la provincia de Osorno, donde actualmente está señalizada una reducción de 120 kilómetros por hora a 80 kilómetros por hora.

Por situaciones como esta -establece el documento- es que resulta imperioso implementar una demarcación de color rojo que sea utilizada cuando es necesario realizar una brusca reducción a la velocidad, ya sea por las características de la ruta, por encontrarse en zona de colegio, parque u otra razón que justifique la relevancia de la señalización.

La resolución argumenta que esta medida es aún más relevante y necesaria en el caso de autopistas concesionadas, donde la velocidad máxima permitida normalmente es de 120 kilómetros por hora, pero hay reducciones repentinas y con insuficiente señalización.