Noticias

Canciller explicó posición de Chile frente a activación de TIAR en el caso de Venezuela

Publicado el 10 de octubre del 2019

Teodoro Ribera afirmó ante la Comisión de RREE que Chile no está a favor de la intervención de las fuerzas armadas para dar solución a la crisis que afecta a la República Bolivariana y que esta ha sido la condición para apoyar la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

“Nadie que tenga el poder lo abandona para irse al infierno”. Estas fueron las palabras del canciller Teodoro Ribera, refiriéndose a la búsqueda de una salida a la crisis que se vive en la República Bolivariana de Venezuela y frente a la que se invocó, por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

El secretario de Estado participó en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, dónde explicó la posición de Chile frente a la activación del tratado. “Se requiere tener una visión muy pragmática para solucionar la situación venezolana”, aseguró en la instancia.

“La clave está en generar las condiciones para que haya elecciones libres, democráticas, con resguardo a los derechos fundamentales, pero que ello no signifique generar aspiraciones previas de exclusión o de castigos previos o posteriores”, agregó el ministro.

Frente a esta realidad, el canciller explicó en la instancia que, en la primera reunión para tomar la decisión de activar el TIAR, Chile respaldó la posición de Costa Rica, Perú y Panamá de apoyar el tratado, sin embargo, dejar fuera toda posibilidad de intervención de fuerzas armadas. Sin embargo, esta postura no fue respaldada y se convocó en los términos establecidos.

En un segundo encuentro, Chile presentó una propuesta donde se proponen sanciones para quienes están vinculados a actos ilícitos y que pertenecen a la cúpula del poder venezolano y la creación de un corredor humanitario, lo que fue aprobado por la mayoría de los países, con excepción de Uruguay, que decidió salir del tratado.

Esta posición fue criticada por el diputado Pablo Vidal (RD) pues, a su juicio, es “incoherente”. “A pesar de que Chile dice no querer el uso de la fuerza para Venezuela, termina aprobando el tratado que si lo contempla”, refutó.

Estimó que si Chile tiene una posición tan clara de que la única salida de la crisis venezolana es una solución pacífica, negociada, democrática, entonces, no se debería aceptar participar, bajo ningún punto de vista, en herramientas como estas que permiten y validan el uso de la fuerza.

Por su parte, el ministro agregó que en este escenario “lo más relevante es que el gobierno de Maduro entienda que tiene que tener un diálogo sincero y abierto con la oposición venezolana para convocar a elecciones libres y democráticas para que pueda surgir un gobierno legitimado que realmente represente a Venezuela”.

“En la medida que eso suceda pronto, obviamente que la tensión o la presión para invocar medidas de más fuerza en Venezuela tenderán a decaer”, planteó el canciller.