Noticias

Piden crear Servicio de Atención de Adicciones Tecnológicas

Publicado el 28 de octubre del 2019

La resolución expone estudios y experiencia comparada que dan cuenta de la concurrencia de patologías como depresión, ansiedad, falta de atención y comportamiento agresivo por el uso excesivo de artefactos tecnológicos. En dicho plano, se plantea la necesidad de crear planes piloto que ayuden a superar estas afecciones.

En Chile, el nivel de penetración de internet es altísimo. Existen 102 conexiones por cada 100 habitantes, según el informe "Series estadísticas trimestrales" de la Subsecretaría de Telecomunicaciones de enero de 2017. Es decir, existen más conexiones que habitantes; lo que nos posiciona en el lugar 32 a nivel mundial.

En ese plano, el uso excesivo de teléfonos celulares predispone a un comportamiento no verbal, limita la interacción cara a cara con otros y el contacto con el entorno que nos rodea. Por ello, las personas que utilizan smartphone y presentan adicción a estos se han relacionado con patologías como depresión, ansiedad, falta de atención y comportamiento agresivo.

Desde el punto de vista de la salud física, el uso prolongado e inadecuado de aparatos tecnológicos provoca diversas afecciones. Por ejemplo, el denominado text neck "enfermedad tecnológica" o la inclinación que se realiza al momento de observar el celular, tensionando el cuello y sobrecargando la columna vertebral.

Es así, como al llegar a 60 grados de inclinación, nuestro cuello pasa de sostener 5 kilos en una posición normal de la cabeza a 27 kilos, lo cual puede redundar en lo que en medicina se conoce como neuralgia occipital.

Sumado a lo anterior, el uso prolongado e inadecuado de aparatos tecnológicos termina generando una de las dolencias más comunes: el síndrome del túnel carpiano (popularmente conocido como "Whatsappitis); que son lesiones en los tendones de la mano, particularmente en los dedos pulgares, que se usan comúnmente para enviar mensajes y jugar.

En España, para hacer frente a adicciones tecnológicas, se creó el Servicio de Adicciones Tecnológicas que en algo más de 9 meses ha atendido a 2.386 personas.

Por todas estas razones, los diputados de la bancada RN José Miguel Castro, Ximena Ossandón, Érika Olivera, Andrés Longton, Jorge Durán y Miguel Mellado; sumados a los Evópoli Sebastián Álvarez y Andrés Molina; el DC Daniel Verdessi y el PPD Ricardo Celis; solicitaron al presidente de la República que instruya al ministerio de Salud, en conjunto con las autoridades competentes, el establecimiento de planes piloto para la conformación de un servicio de atención en adicciones tecnológicas en Chile.

La petición consagrada en la resolución 544 fue aprobada por la Sala de la Cámara de Diputados tras sumar 123 votos a favor, 6 en contra y 14 abstenciones.