Noticias

Llaman a dar urgencia a la Convención que busca eliminar la discriminación contra la mujer

Publicado el 06 de noviembre del 2019

La resolución, tomando como referente movilizaciones realizadas en nuestro país, que demuestran el interés ciudadano en la materia, pide al Gobierno poner al trámite del proyecto una calificación de urgencia que permita su despacho en, a lo más, quince días.

Por 98 votos a favor, 21 en contra y 23 abstenciones, la Sala de la Cámara solicita al Presidente de la República hacer presente la urgencia calificada de suma (15 días para el trámite), en la discusión del proyecto de acuerdo que Aprueba Protocolo facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (boletín 2667).

La propuesta, presentada a la Sala por las diputadas de CS, Gael Yeomans, y de Comunes, Claudia Mix y Camila Rojas, toma como referente las movilizaciones masivas y transversales de los últimos años: la lucha por una vida libre de todas las violencias hacia las mujeres y la conmemoración del día de la mujer trabajadora.

"Es preciso reconocer que un importante impulso de esta movilización viene dado por las altas cifras de violaciones, femicidios, denuncias por violencia, discriminaciones en el mundo del trabajo, entre otras diversas demandas, cifras que se han recrudecido estos últimos años en Chile y que revelan la urgencia de enfrentar desde todas las veredas posibles la oleada de violencia machista que sigue afectando a las mujeres", se sostiene en el documento.

Asimismo, se destaca que, solo contabilizando aquellos delitos que se encuentran tipificados en nuestra legislación, casi mil mujeres en seis años han sufrido una de las formas más crudas de violencia hacia las mujeres y cometido por sus parejas: el intento (con o sin éxito) de acabar con sus vidas.

Finalmente, entre otras consideraciones, se recuerda que el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, ingresado para ratificación en marzo de 2001 y entregado al Senado en agosto del mismo año, sigue durmiendo en dicha Corporación, con todas las consecuencias negativas que acarrea, entre ellas, representar uno de los pocos países de la región que se ha quedado atrás en este compromiso.