Noticias

Jornada laboral 40hrs.: referencia histórica de reivindicaciones laborales internacionales

Publicado el 07 de noviembre del 2019

Desde 1886 a la fecha, el mundo ha avanzado en reivindicaciones laborales, donde uno de los puntos ha sido la fijación de una jornada laboral que concilie producción y sustentabilidad de las empresas y servicios con una adecuada calidad de vida de los trabajadores.

El 1 de mayo es conocido como el Día del Trabajo o Día Internacional de los Trabajadores en casi todo el mundo.

La fecha escogida fue en reconocimiento a los mártires de Chicago, ciudad de Estados Unidos donde, el 1 de mayo de 1886, cerca de 200.000 trabajadores iniciaron una huelga para conseguir que la jornada laboral fuera de ocho horas, ya que se les obligaba a trabajar hasta 16 horas.

Producto de este grave enfrentamiento 31 personas fueron enjuiciadas y ocho de ellas fueron condenadas; dos a cadena perpetua, uno a 15 años de trabajos forzados y cinco a la muerte, en la horca.

Tras esos acontecimientos, el tema de la jornada laboral en el mundo tuvo uno de sus hitos relevantes con la firma del “Tratado de Versalles”, suscrito por 50 países luego de la primera guerra mundial (junio de 1919), que pasó a definir una jornada de 8 horas al día o 48 horas a la semana.

Bajo dicho contexto, la Organización Internacional del Trabajo, en octubre de 1919, se reunió en la “conferencia de Washington”, donde se estableció el convenio por el que se limitan las horas de trabajo en las industrias a ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas semanales (6 días laborales a la semana).

En tiempos actuales, la directiva de la Comunidad Económica Europea? indicó que los trabajadores de la Unión Europea no pueden ser obligados a trabajar por más de 48 horas a la semana, debiendo tener al menos 11 horas de descanso consecutivo cada 24 horas. Si el horario de trabajo supera las seis horas, el trabajador tendrá derecho a un descanso cuya duración y características determinarán los acuerdos y convenios colectivos, o la legislación nacional, entre otras garantías laborales.

Hacia 2005, la semana laboral media de los trabajadores europeos a tiempo completo era de 40 horas. Por encima de este margen se ubican Letonia (que encabeza la lista con 42,6 horas), Estonia, República Checa, España (41 horas), Alemania y Austria.

Finalmente, es importante destacar que, al otro extremo está Dinamarca, donde el límite semanal es de 48 horas -incluyendo las horas extras-, pero que en la práctica no se concreta dado que la mayor parte de los contratos y los acuerdos colectivos fijan una semana de 37 horas para jornadas laborales completas.