Noticias

Luego que la Presidenta reiterara garantías para el debate, Jefe de Bancada PPD retira censura a la Mesa de la Cámara

Publicado el 18 de marzo del 2010

Luego que la Presidenta de la Corporación, diputada Alejandra Sepúlveda, reiterara que se garantizará el ejercicio de los derechos de todos los parlamentarios, el diputado Ramón Farías retiró la reclamación de conducta en contra de la Mesa Directiva de la Cámara.

La reclamación había sido presentada este miércoles por el parlamentario, en su calidad de Jefe de la Bancada PPD, debido a que la Presidenta no le había dado la palabra al solicitarla por un punto de Reglamento.

La diputada Alejandra Sepúlveda manifestó al inicio de la sesión, y antes de debatir la censura, que "no ha habido intención de negar la palabra a ningún diputado o diputada. Con la buena voluntad de todos ustedes, de esta Mesa y en especial de esta Presidenta, estamos seguros que esta Cámara cumplirá cabalmente con sus funciones y asimismo se garantizará el pleno ejercicio de los derechos que le asisten a todas las señoras y señores diputados”.

A continuación, se inició el debate de 20 minutos destinado a discutir la censura, oportunidad en que el diputado Ramón Farías solicitó la palabra, resaltando el gesto de la Presidenta Sepúlveda.

“Valorando y esperando que con este gesto que usted ha hecho podamos todos tener garantías de que funcione la Cámara de acuerdo a nuestros preceptos, es que quiero señalar Presidenta que vamos a retirar la censura”, anunció.

“No quisiera dejar pasar la oportunidad para precisar que nuestra presentación no fue motivada por revanchismos políticos ni ánimos de entorpecer la labor de nuestra Corporación”, aclaró.

Al respecto, detalló que la reclamación tuvo “el principal interés por mantener el desarrollo de la función parlamentaria dentro del marco normativo y el cumplimiento de las reglas del juego que nosotros mismos nos hemos fijado”.

El diputado Farías recalcó que no actuó como un legislador más, “sino que lo hice en representación de mi bancada, en calidad de jefe de la misma”, recordando que este cargo es “la voz autorizada ante la Corporación, del conjunto de comités que componen nuestro sector político. Por ello no permitirme el uso de la palabra o no considerar mi opinión no solamente afecta a mi persona sino también a los grupos parlamentarios que represente y por ello mi llamado a cumplir el Reglamento”.

“Nosotros queremos valorar este gesto de la Mesa y por lo mismo hacemos un llamado al resto de los colegas a intentar llevar nuestro debate en un marco reglamentario que hemos establecido y en un ambiente en donde en lo posible impere el respeto y la tolerancia por la opinión de cada representante de este Parlamento”, concluyó.

Jueves 18 de marzo de 2010