Noticias

Sala despachó proyecto que impone a las radioemisoras un porcentaje mínimo del 20% de emisión de música chilena

Publicado el 31 de agosto del 2010

La iniciativa, originada en una moción de diputados, recogió 51 votos a favor, 28 en contra y 20 abstenciones. También fue aprobada una indicación que establece multas de 5 a 50 UTM a las radios que no cumplan con la exigencia.

En una animada sesión que fue seguida desde las tribunas por representantes del mundo artístico y de la cultura, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó y despachó a segundo trámite al Senado un proyecto de ley que fija porcentajes mínimos de emisión de música nacional a la radiodifusión chilena.

La propuesta (boletín 5491) corresponde a una moción de los diputados UDI Enrique Estay, María Angélica Cristi, Alejandro García-Huidobro, Javier Hernández, Manuel Rojas, Marisol Turres, Ignacio Urrutia y Gastón Von Mühlenbrock, además de los ex diputados Juan Masferrer y Marcela Cubillos.

El proyecto de artículo único agrega a la Ley 19.928 sobre Fomento de la Música Nacional nuevas disposiciones donde se señala que “las radioemisoras, en su programación fonográfica diaria, deberán emitir al menos una quinta parte (20%) de música nacional”.

La Sala aprobó además una indicación que establece multas que van de 5 a 50 unidades tributarias mensuales a las emisoras que no cumplan con esta exigencia legal, las que se duplicarían en caso de reincidencia. Asimismo, resultó rechazada otra indicación que proponía caducar la concesión a las estaciones que contravinieran esta normativa tres veces en un año calendario.

Durante el debate de la iniciativa, la mayoría de los diputados que intervinieron se pronunciaron a favor del proyecto argumentando que frente al avance de la globalización todos los países toman medidas para proteger y reforzar su identidad nacional, precisando que la creación musical forma parte de la misma. A modo de ejemplo mencionaron que países como Francia y Canadá, entre los países desarrollados, y Argentina y Venezuela en América latina, han establecido cuotas obligatorias de difusión de su música autóctona.

Hubo sin embargo un par de diputados que cuestionaron la iniciativa planteando que comparten el propósito de promover la música chilena pero que este proyecto no es el método idóneo para ese fin. En ese sentido opinaron que la propuesta lesiona la libertad de expresión y de emprendimiento, la autonomía programática de la radiofonía y en particular afectaba a las radios pequeñas y comunitarias que no cuentan con recursos para cumplir la exigencia legal.

El proyecto pasó al Senado a cumplir segundo trámite constitucional.