Noticias

Diputados de Educación llaman al diálogo al Gobierno y trabajadores de Integra

Publicado el 16 de octubre del 2013

Los legisladores resaltaron la importancia que ambas partes cedan en sus posiciones, de modo que se alcance prontamente un acuerdo que de fin a la movilización y permita reintegrar el servicio a los menores. La presidenta de la instancia, diputada Hoffmann, quedó mandatada para buscar un acercamiento de posiciones.

Un fuerte llamado al diálogo entre el Gobierno y los trabajadores de Integra, de modo de llegar a un pronto acuerdo que de fin al paro y permita reintegrar el servicio a los menores, efectuaron ayer en la tarde los diputados de la Comisión de Educación de la Cámara.

El gesto fue realizado tras reunirse con la presidenta y la tesorera del sindicato SINAFFI, de Integra, Lidia Mancisidor y Ana María Vásquez, respectivamente, quienes entregaron su visión del problema.

“Nosotros esperamos que el Gobierno y el director ejecutivo den su brazo a torcer y lo que a nosotros nos mantiene en la calle es un 10% de reajuste, de incremento sobre el sector público. Sentimos que el director ejecutivo debe dar una señal que esto va a ocurrir, por los niños de Chile, respecto de los cuales estamos muy tristes de no estar atendiéndolos y porque este paro tan prolongado es muy desgastante”, indicó Lidia Mancisidor.

Recalcó que el incremento busca dar un paso hacia la homologación de estado salarial respecto de los funcionarios de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji). “Hay una injusticia salarial que viene desde hace muchos años, es una brecha muy grande y nuestra esperanza es que de aquí al 2019 esa brecha ya no exista”, precisó la dirigente.

Las funcionarias lamentaron que el director ejecutivo de la Fundación, Sergio Domínguez, no haya asistido al encuentro (se excusó de asistir argumentando que se encontraba justamente manejando la contingencia) y destacaron la importancia que concurra a una nueva cita, idealmente mañana, dando muestras de acercamiento al diálogo.

La presidenta de la Comisión, diputada María José Hoffmann (UDI), si bien resaltó que el Congreso no es el lugar donde se resuelven los conflictos laborales, sostuvo que la voluntad de la instancia es apoyar tanto a las trabajadoras como a las familias que requieren que sus hijos puedan volver a sus jardines infantiles. “En ese plano, la Comisión me ha mandatado para hablar tanto con el director como con la Primera Dama, para que podamos llegar a acuerdo lo antes posible”, informó.

Rescató que las mismas trabajadoras manifestaron su voluntad de avanzar en las conversaciones, hecho que se ratificó en la conformación de una mesa de negociación en donde ya se han presentado ofertas y contraofertas.

“Desde el punto de vista de ellos no han sido satisfactorias las ofertas y es por eso que siguen en paro. Creo que lo importante es que nosotros podamos transmitir todas las señales que necesitamos para llegar a un acuerdo”, planteó, estimando necesario que ambas partes cedan en sus posturas.

El diputado Mario Venegas (DC) coincidió con la diputada en ese punto e insistió en la voluntad de la Comisión de ayudar en la solución de este conflicto que afecta principalmente a niños y niñas de los sectores más vulnerables y a las madres que no han podido ir a trabajar porque no tienen con quien dejar a sus hijos.

Consideró que los sindicatos plantean un conjunto de peticiones legítimas que tienen que ser evaluadas por la autoridad en aquellos en que sea posible acceder. En este ámbito estimó necesario que el director ejecutivo tiene que tener capacidad de diálogo y flexibilidad y pedirle a su Gobierno que lo respalde, de modo que sea posible entregar los recursos que se necesitan.

Dijo que es de esperar que no se llegue a una situación similar a lo acontecido con el Registro Civil, en donde después de un largo y perjudicial paro, se terminó por respaldar la misma propuesta inicial de los trabajadores.

Calificó como justa la demanda de los trabajadores de Integra de pretender homologar su situación con los funcionarios de la Junji, pero reconoció que, siendo la primera una institución con más de 14 mil funcionarios, no es posible avanzar presupuestariamente en una reparación inmediata, sino que la única opción es una ascensión salarial gradual.

“De este modo esperamos llegar a tener un sistema de educación preescolar consolidado que atienda adecuadamente, con los mismos beneficios a los niños y niñas de este país”, acotó.