Noticias

Diputados presentan proyecto que prohíbe a familiares revocar decisión sobre donación de órganos

Publicado el 17 de diciembre del 2015

Los legisladores Miguel Ángel Alvarado, Juan Luis Castro y Daniel Farcas explicaron que la actual ley ha traído resultados inversos a lo pensado, debido a la injerencia de terceras personas en la decisión de los donantes.

Un proyecto que prohíbe a familiares revocar la decisión sobre la donación de órganos, presentaron este jueves los diputados Miguel Ángel Alvarado (PPD), Juan Luis Castro (PS) y Daniel Farcas (PPD) con el propósito de hacer irrevocable la decisión de aquellos que en vida deciden ser donantes, impidiendo que las familias o terceras personas revoquen la medida.

Tras la presentación, el diputado Farcas comentó que, como parlamentarios, han seguido el caso de Cristóbal Gelfenstein y, a partir de ello, han iniciado este proceso para transformar la ley, haciéndola más drástica, en el sentido de que ningún familiar pueda revocar la decisión de una persona de querer ser donante. Además, dijo que plantean que la fiscalía tampoco pueda interferir en los casos en que los donantes hayan hecho una declaración pública de su intención.

En tanto, el diputado Castro agregó que la actual ley tiene un resquicio que permite que un familiar directo, cuando el donante permanece en estado de coma, revoque esa decisión, por lo que “nos encontramos con una negativa amparada en razones, culturales, religiosas o filosóficas, que transforman en letra muerta la decisión de la persona cuando llega la hora de donar”.

Agregó, también, que el país se conmueve cuando hay alguien esperando un órgano, pero se adormece después de ese llamado de atención, porque “no hay una manera de resolver este problema si no es mediante un cambio de ley como este”.

Por su parte, el diputado Alvarado advirtió que, pese a los cambios que ha sufrido esta normativa, las cifras muestran una baja en la donación de órganos en el país.

“En la última década hemos tenido cerca de 100 casos, lo que es mínimo y, curiosamente, las notificaciones que se hacen en las notarías para manifestar el deseo de no ser donante han aumentado. De hecho, la Corporación Nacional del Trasplante estima que son entre 100 y 150 personas que fallecen anualmente esperando, mientras otras 1500 se encuentran actualmente en esta situación”, explicó.