Noticias

SAG entregó antecedentes sobre nuevas plagas en madera de embalaje ante Comisión de Agricultura

Publicado el 17 de marzo del 2016

Oscar Camacho, director (S), aclaró que existe la probabilidad de que maderas que aparecen tratadas y certificadas, bajo una norma internacional de desinfección, se encuentren infectadas provocando daños en las regiones de O'Higgins y El Maule.

Con el propósito de conocer la situación que afecta a dos regiones del centro-sur del país, la Comisión de Agricultura de la Cámara recibió al director (S) del Servicio Agrícola Ganadero (SAG), Oscar Camacho, quien entregó antecedentes en relación a las nuevas plagas forestales que han llegado mediante madera de embalaje.

Sobre el problema que afecta a una parte de la población de O'Higgins y El Maule, Camacho explicó que se trata de una plaga forestal que entró al país acompañanda de maquinaria o productos que ingresan como exportación a Chile.

Agregó que, actualmente, existe una norma internacional que obliga a que todas las maderas de embalaje sean sometidas a un tratamiento técnico de desinfección para ser usadas como material de embalaje, lo que es un resguardo que a nivel internacional se ha puesto para que la circulación de estos insectos (escarabajos), que constituyen una plaga, tengan un control.

“Lamentablemente no todos los controles que se realizan en otros países tienen la efectividad que se requieren y tenemos una probabilidad de que maderas que aparecen tratadas y certificadas tengan el insecto que afectó a localidades de las regiones de O'Higgins y de El Maule”, sostuvo.

Camacho, respecto de las medidas que la entidad ha implementado para la no propagación, explicó que la plaga afectó a una gran parte de las construcciones rurales que tendrán que ser sometidas a incineración como medida de control. Afirmó, además, que se han implementado sistemas de vigilancia agrícola y trampas, debido a que es un insecto volador, con el fin de ir focalizando el problema e ir destruyendo los lugares donde podrían estar las larvas.

Sobre el tema, el presidente de la Comisión, diputado José Pérez (PRSD), manifestó que, tal cual lo ha dicho el SAG, la plaga esta afectando a muchas viviendas y que, por lo tanto, espera que se pueda controlar. “Ojala que exista un control efectivo, porque dicen que, supuestamente, hay un control biológico, cosa que se debe ver rápidamente para traerlo e irradicar esta plaga que ojala podamos controlar”, planteó.

Por su parte, el diputado Ramón Barros (UDI) indicó que, además de querer constatar que se hayan tomado todas las medidas para evitar una posible diseminación y para determinar la existencia del foco, lo que les interesaba como Comisión era ver cómo se diseminó por el lado del transporte de madera. “Esto nos ha dejado tranquilos, el SAG tiene la información y el hecho de que la hayamos requerido de ellos determina, también, que una institución siente la presión y la inquietud parlamentaria, así que estamos tranquilos”, puntualizó.

Reforma al Código de Aguas

Como segundo punto en la sesión, la Comisión continuó con la discusión general del proyecto de ley, originado en moción, que reforma el Código de Aguas, aprobado ya por la Comisión de Recursos Hídricos, (boletín 7543).

Para tal debate, la instancia recibió a un conjunto de abogados constitucionalistas para analizar, desde esta perspectiva, el articulado de la propuesta legal y las eventuales limitaciones que tiene el legislador para establecer esta regulación. Bajo este contexto, por ejemplo, se discutió la posibilidad de que la ley pueda establecer mecanismos de duración de plazo y si los derechos tutelados pueden ser afectados de manera retroactiva.

“Estimamos que, en algunos casos, hay vacíos y en otros habría que concordar la norma con lo que establece la Constitución Política, de manera de vincularlo con las normas que establece el ejercicio de la jurisdicción en relación al proceso”, planteó el profesor de derecho constitucional Enrique Navarro.

Para el caso de las compensaciones, Navarro aclaró que la Constitución siempre establece que cualquier mecanismo de afectación o privación tiene que tener aparejado elementos indemnizatorios, incluso en situaciones de excepción. Por tanto, insistió en que ese también es un principio que debería tener en cuenta el legislador.

Finalmente, sugirió a los parlamentarios concordar lo anterior con los mecanismos que, eventualmente, podrían perfeccionarse en cuanto a situaciones de carácter compensatorio si se produjeran, para evitar la interposición de juicios de inaplicabilidad y otros a futuro.

Por su parte, el diputado Pérez indicó que, sin duda, el análisis de los abogados constitucionalistas discrepa, en cierta medida, de lo que la Comisión está haciendo, "No deja de ser importante, ya que lo que se pensaba hace diez años atrás, que se podía hacer en materia de agua, hoy día es distinto por el cambio climático que hemos tenido a nivel global y que nos ha afectado seriamente en Chile”, observó.

Asimismo, el parlamentario afirmó que en un par de sesiones darán por finalizado el debate con las distintas audiencias que han entregado su visión, debido a que se ha hecho un gran trabajo en conjunto. “Habría sido un error tremendo el no haberle quitado la urgencia cuando llegó este proyecto a la Comisión, porque todas estas dudas que estaban sembradas a nivel país no habrían sido nunca disipadas. Hemos avanzado mucho y yo espero que dentro del mes de abril terminemos con este interesante proyecto de ley”, evaluó.

En tanto, el diputado Barros valoró la intervención y aseguró que fue una conversación de “alto vuelo”, porque se tocaron temas precisos que permitirán que se pueda generar un buen entendimiento. “Esperamos poder concensuar y que se trasunte en una publicación no muy extensa de este proyecto, pero que deje tranquilo a los autores y que resguarde a los agricultores con sus derechos, tal como está hoy día, y no con una rebaja en la certeza comunicacional de los derechos que podrían llevar al debilitamiento”, concluyó.