Noticias

Comisión Investigadora de protección de salares, cuencas y glaciares concluyó informe único y acusó negligencia de organismos del Estado

Publicado el 22 de diciembre del 2016

La instancia despachó este miércoles el texto final que, entre otras cosas, cuestionó el trabajo del Ministerio del Medio Ambiente, asegurando que existe ausencia de un órgano rector que estructure y ordene el funcionamiento de todos los organismos públicos involucrados en el área ambiental.

Tras cinco meses de trabajo, la Comisión Investigadora de los actos de los organismos públicos competentes encargados de la fiscalización y protección de glaciares, cuencas hidrográficas y salares concluyó con un informe único que da cuenta de una alta precariedad en materia medioambiental y una falta de respuesta del Estado frente al uso y abuso del agua como elemento esencial para el trabajo de extracción de las empresas mineras.

La instancia cuestionó directamente el trabajo del Ministerio del Medio Ambiente en esta y otras materias relacionadas, al tiempo que plasmó que existe ausencia de un órgano rector que estructure y ordene el funcionamiento de todos los organismos públicos involucrados en el tema ambiental. Dicho órgano, a juicio de los parlamentarios, debiera ser el Ministerio del Medio Ambiente.

Asimismo, la Comisión consideró que, en general, la actitud de determinadas autoridades ha sido débil y en algunos casos negligente para hacer uso de sus facultades.

“Nosotros establecimos una investigación focalizada en tres recursos, los salares, los glaciares y las cuencas hidrográficas y pudimos verificar el alto nivel de descoordinación, falta de diálogo y conversación que hay entre las distintas entidades del Estado, en relación a los principales problemas que tienen que enfrentar estos recursos naturales”, señaló el presidente de la Comisión, diputado Marcos Espinosa (PRSD).

En cuanto a la situación de los salares, la instancia estableció que las grandes empresas mineras de cobre, oro y litio han actuado prácticamente con impunidad en lo que se refiere al uso del agua disponible en salares y glaciares, sin que ninguno de los estamentos del Estado destinados al control y fiscalización de estos recursos hayan establecido sanciones concretas.

En este sentido, el diputado Espinosa manifestó que ven con profunda preocupación cómo el Comité de Gobernanza de los Salares, en definitiva, no está funcionando o ha funcionado esporádicamente. “Es evidente el notable deterioro que están experimentando los salares en el norte del país, no solamente por el agotamientos del recurso hídrico, sino que también por la afectación de los ecosistemas”, resaltó.

Bajo esa línea, y tras algunas sesiones en terreno en el Salar de Atacama y el de Punta Negra, la Comisión logró determinar el precario estado de ambos ecosistemas, por la escasez de agua para la vida silvestre y humana.

Los casos más dramáticos se encuentran, según detallaron los legisladores, en los glaciares cercanos a las grandes faenas mineras: Pascualama de Barrick Gold; Pelambres de Antofagasta Minerals; Los Bronces de AngloAmerican; y la División Andina de Codelco.

En ese marco, el documento cuestiona la utilidad del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad como órgano responsable de aprobar los principales proyectos que pudieran poner en peligro el ecosistema y pidió al Ejecutivo iniciar un camino que busque nuevas atribuciones para esta instancia, que incluyan una modificación a su integración.

Cabe destacar que el trabajo fiscalizador concluyó con una serie de proyectos de resolución y acuerdo, entre los que se cuentan la creación de un observatorio de contaminación, modificar la integración del Comité de Minería no Metálica, darle urgencia al proyecto que crea el Servicio de la Biodiversidad y la protección de los glaciares.