Noticias

Comienza debate de proyecto sobre nuevo régimen de condena para enfermos terminales

Publicado el 06 de enero del 2017

Comisión de Constitución contó con la presencia del sacerdote Fernando Montes y de la Agrupación de hijos y nietos de Prisioneros del pasado.

Un intenso debate se produjo esta semana en la Comisión de Constitución, durante el inicio del análisis del proyecto sobre un nuevo régimen de cumplimiento de condena para enfermos terminales (boletín 11024), moción que fue presentada en diciembre de 2016.

Pese a ser una propuesta general para todas las personas que se encuentran encarceladas, no estuvo ausente la situación de los condenados por violaciones de derechos humanos de Punta Peuco, puesto que en la oportunidad estuvieron presentes la Agrupación de Hijos y Nietos de Prisioneros del Pasado y el sacerdote Fernando Montes, que se refirieron a la iniciativa. También se encontraba invitada la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, que excusó su asistencia.

La vocera de 123 familias de ex militares condenados de Punta Peuco, Solange Robert valoró la propuesta, indicando que "es muy importante no sólo para la gente que está en Punta Peuco, y lo hemos dicho en nuestras declaraciones, ya que es una realidad a nivel nacional. Según los informes de Gendarmería de 2014, existen 188 ancianos y enfermos a lo largo de Chile, y se da la coincidencia que en Punta Peuco hay ocho personas más deterioradas, para cuatro de ellas pedimos el indulto el 15 de diciembre, justamente por enfermedades terminales”.

El sacerdote Fernando Montes, explicó que no representa a los condenados de Punta Peuco, y consideró que “es extremadamente correcto que haya especial atención a enfermos terminales o que están degradados. Esa es la tendencia en el mundo, porque en las cárceles no hay posibilidad de darles la atención que requieren y hay un derecho humano reconocido internacionalmente de una atención básica. Por lo tanto, Chile no va a ser civilizado si no tiene esta ley”.

No se trata de amnistía

Los autores del proyecto reiteraron que esta propuesta es de carácter general para todos los presos. Agregaron que este no es un perdón, amnistía o condonación de la pena para enfermos terminales, sino un nuevo régimen de condena fuera de los recintos penitenciarios.

El diputado Cristián Mockeberg (RN), explicó que “se trata de personas que cumplen condena cuando tienen la calidad de enfermo terminal, cuando le queda muy poco tiempo de vida, (para que) puedan cumplir su condena en reclusión domiciliaria total, con un informe técnico de por medio que califique la situación como tal”.

El legislador agregó que el debate de esta ley cruza situaciones político contingentes e históricas ocurridas en nuestro país, como personas que están privadas de libertad cumpliendo condenas por violaciones a los Derechos Humanos en Punta Peuco, “y evidentemente la intervención de muchos parlamentarios va en esa línea, pero el debate fue de buen nivel de lado y lado, en particular si lo alejamos de la política contingente. El proyecto puede salir adelante, porque se busca -no beneficiar ni buscar clemencia- para doce o dos personas sino que crea una situación permanente en Chile para los enfermos terminales”.

En tanto, el diputado Jorge Sabag (DC) explicó que el proyecto “es una medida de humanización del sistema carcelario. Independientemente de los crímenes que hayan cometido las personas que están cumpliendo penas privadas de libertad a la hora de la muerte todos somos iguales y ante una enfermedad terminal que tendrán que calificar de acuerdo a nuestro proyecto dos médicos de manera científica, cuando se califique la situación de moribundo, es decir, cuando la muerte sea próxima en el tiempo”. Agregó que es una medida básica de compasión para que puedan pasar sus últimos momentos con sus familias.

Por su parte, el diputado Hugo Gutiérrez (PC) consideró bien intencionado el proyecto. Sin embargo, dijo que le parece extemporáneo pronunciarse sobre el perdón para violadores de derechos humanos, muchos de los cuales, luego de 40 años, aún no tienen condena.

El legislador agregó que será complejo determinar la condición de enfermedad terminal. “Creo que ese debate pasa por dimensionar a cuántas personas nos estamos refiriendo, y también en términos biológicos médicos cuándo una persona es enfermo terminal. Es un tema que hay que debatir, estoy disponible, pero siempre y cuando no sea en el contexto a la libertad de los que violaron los derechos humanos en chile”.

El presidente la Comisión de Constitución, Guillermo Ceroni (PPD) valoró la discusión y reflexionó “hasta qué punto la sociedad éticamente puede continuar haciendo cumplir una condena de privación de libertad a personas que son enfermos terminales, que en el fondo no tienen libertad para obrar, para actuar por sí mismo, por su propia voluntad”.

Búsqueda de la verdad

A la sesión también asistió el diputado Osvaldo Andrade (PS), quien comentó parte de su experiencia al ser detenido y torturado luego de 1973. “Me siento compelido a tener la humanidad que no se tuvo con nosotros. Ante la bestialidad que vivimos, uno no puede responder sino con humanidad, pero lo que pido es que exista cierta reciprocidad, porque nosotros tenemos aún heridas abiertas que no van a sanar mientras no se resuelva, y lo que pedimos es verdad, el mayor acto de justicia es la verdad”.

El parlamentario agregó que “pedí a los familiares de los presos de Punta Peuco y al sacerdote Montes, que nos ayudaran a encontrar esa verdad. Y yo entiendo que a lo mejor los subalternos no tengan toda la información, pero la información existe en quiénes dieron las órdenes. Aquí hay instituciones que se tienen que hacer cargo de esto”.

Llamado que fue acogido por los familiares de ex militares condenados en Punta Peuco. Solange Robert manifestó que entienden el dolor de las víctimas, por lo que harán todo lo posible por lograr la reciprocidad de misericordia, de ayuda y de reencuentro para construir un Chile que se merecen las futuras generaciones.

En las próximas sesiones, la Comisión de Constitución invitará al Ministro de Justicia, Jaime Campos, al director de Gendarmería y a abogados penalistas, para que ilustren la situación carcelaria de los adultos mayores y de quienes se encuentran enfermos al interior de los penales.