Noticias

A Sala proyecto que incorpora y regula el uso medicinal de productos derivados del cannabis

Publicado el 17 de enero del 2018

La Comisión de Salud aprobó el proyecto de ley que modifica el Código Sanitario permitiendo el cultivo de cannabis para el tratamiento de enfermedades, previa orden médica que así lo determine, generando una protección para quienes cultivan con fines medicinales.

“Hemos logrado remecer una mirada arcaica desde el plano legislativo y político en esta materia”, expresó la presidenta de la Comisión de Salud, Karol Cariola (PC), tras concluir la votación del articulado y aprobar el conjunto del proyecto de ley, del que además es autora, que modifica el Código Sanitario para incorporar y regular el uso medicinal de productos derivados de cannabis.

El texto legal (boletín 11327) señala que, tratándose de los productos estupefacientes, psicotrópicos y demás substancias que produzcan efectos análogos, que provengan de cualquier especie, subespecie o variedad del género cannabis destinados a la atención de un tratamiento médico, deberán ser prescritos por un profesional de la salud habilitado, mediante la correspondiente receta expedida de conformidad a lo dispuesto en el citado código y reglamentos vigentes.

La receta recién mencionada constituirá autorización suficiente para lo dispuesto en el artículo 9 de la Ley 20000, cuando especifique las dosis necesarias, el tiempo de duración del tratamiento y corresponda a alguna de las enfermedades susceptibles de ser tratadas mediante estos productos.

Un proyecto que, en palabras de la diputada Karol Cariola, evita que se siga criminalizando a los pacientes medicinales.

“En este caso, el proyecto lo que hace es entregar una presunción de inocencia a los pacientes que cultivan su medicina que hacen sus propios productos, fabricados artesanalmente. Este fitofármaco en base a cannabis, que por lo demás ellos mismos se han dotado de las herramientas a través de la cromatografía, que es una forma de medición de los componentes cannabinoides que tiene un determinado producto cuando lo procesan. Entonces, lo que nosotros queremos es que estas familias no hagan todo este esfuerzo para que llegue la PDI con una investigación, que muchas veces termina demostrando que no hay microtráfico que no hay narcotráfico detrás, sino que son familias que necesitan de una medicina, que la están cultivando. Sin embargo, ellos la destruyen, las sacan, se las incautan, los persiguen y los hacen pasar por momentos terribles”, detalló.

Según explico el diputado Juan Luis Castro (PS), “por fin se da un paso adelante para un uso medicinal y terapéutico para ciertas patologías y con una regulación muy clara para que los médicos prescriban por tiempo determinado, en ningún caso por la vía inhalatoria o de combustión tradicional de la marihuana, sino por otras formas farmacéuticas: ungüentos, soluciones, comprimidos. De modo tal que nunca la adicción esté detrás de una prescripción, sino que solo haya uso medicinal”, recalcó.

Al respecto, la diputada Marcela Hernando (PRSD) declaró que el proyecto “tiene que ver con proteger a las mamás de niños con epilepsia refractaria y otros tipos de patologías, porque ellas van a seguir cultivando y sus niños solamente responden a este tratamiento. Entonces, la manera de extender la receta médica les va a resguardar de no ser perseguidas por la justicia”.

Y es que de acuerdo a la diputada Karla Rubilar (Independiente), muchas agrupaciones de pacientes, fundaciones han visto en el uso del cannabis medicinal una opción real de mejorarle la vida a sus seres más queridos. “No hay ninguna mamá, ningún papá que opte por el cannabis porque sí. La inmensa mayoría de ellos pasa por mucho tiempo por evaluaciones de distintos médicos, de muchos medicamentos que no le generan ningún resultado y han visto en su experiencia propia que el uso del cannabis regulada y que tiene análisis y que se hace de manera seria a través de estas fundaciones ha tenido efectos que nunca antes habían vivido con sus hijos. Yo creo que esa experiencia es la que recoge esta moción parlamentaria para, por fin, regular y evitar que sean perseguidos como delincuentes”, puntualizó.

Organizaciones Sociales

Desde la Corporación de Fibromialgia de la región de Valparaíso, su presidenta, Edith Rojas, explicó que a las personas con dolor crónico los medicamentos ya no le hacen efecto. “La preavalina, que es lo que más se está usando, es un medicamento caro y, lamentablemente, no les hace mayor efecto. Entonces, hemos estado trabajando con el cannabis y, realmente, ha resultado bastante. No los cura, porque la fibromialgia no tiene cura, pero si ayuda”, afirmó”.

De la misma manera, Paulina Bobadilla, fundadora de Mama Cultiva, puntualizó que ya no vamos a ser vistas como “criminales”. “Nuestras plantas no van hacer arrebatadas y, lo mejor, es que vamos a seguir viendo sonreír a nuestros hijos. Ósea, eso para una madre es impagable, así que estamos muy agradecidas de esta Comisión de Salud, que se puso en nuestros zapatos. Cosa que lo hemos pedido hace cinco años, desde el Gobierno anterior y que nos dé la posibilidad de ir avanzando de no ser criminalizada para nosotros es impagable”, reiteró.

El proyecto recalca que no se puede desconocer que en nuestro país existe un gran número de pacientes, que luego de llevar tratamientos farmacológicos tradicionales han optado por la utilización de cannabis a través de sus derivados, lo que les ha permitido sobrellevar distintas enfermedades, como por ejemplo, quienes padecen epilepsia refractaria, esclerosis múltiple, cáncer, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia, dolor crónico entre otras patologías.