Noticias

Movilh denuncia graves casos de discriminación a población LGTB interna en recintos penitenciarios

Publicado el 01 de agosto del 2018

Ante la comisión de DD.HH., representantes del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual acusaron que "la violencia es parte de la cultura cotidiana de Gendarmería con estas personas privadas de libertad".

“Las condenas a las que somete el Estado de Chile a las personas, en un estado de derecho, es a la privación de libertad, no la pérdida de su dignidad y sus derechos humanos esenciales”, expresó Rolando Jiménez dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), luego de exponer ante la Comisión de DD.HH. de la Cámara de Diputados sobre hechos de violencia que se estarían ejerciendo en contra de la población lésbica, gay, bi y trans (LGBT) en diversos recintos penitenciarios del país.

El vocero del Movilh sostuvo que es una práctica cotidiana, culturalmente aceptada por Gendarmería, la vulneración de derechos de personas privadas de libertad, hecho que sería exacerbado por algunos grupos.

"Particularmente cuando se trata de minorías étnicas, migrantes o población de diversidad sexual, la violencia es parte de la cultura cotidiana de Gendarmería con estas personas privadas de libertad y eso es inaceptable”, puntualizó.

La presidenta de la Comisión de DD.HH., Carmen Hertz (PC), informó que, desde la instancia legislativa, solicitaran una serie de oficios para ahondar en la denuncia.

“El Movilh nos pidió, en concreto, que oficiáramos, tanto a la directora nacional de Gendarmería como al Ministerio de Justicia, a fin de que informen cuáles son las condiciones en las que están. En segundo lugar, oficiaremos al Ministerio de Salud para que en función de las garantías que Salud estuviere obligado a cubrir, que tienen que ver con internos o internas que tengan VIH positivo u otras necesidades, saber si esas necesidades están siendo cubiertas en centros penitenciarios”, comunicó.

Desde el Movilh manifestaron que las personas tienen la posibilidad de denunciar y que, como organización, están dispuestos a confrontarse con instituciones poderosas a las que les cuesta de sobremanera entender que hay dignidad humana independiente del delito cometido.