Noticias

Constitución compromete celeridad en tramitación de reformas para el plebiscito

Publicado el 20 de noviembre del 2019

La Comisión de Constitución analizó los alcances del Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución. La instancia será la encargada de analizar los proyectos que le den viabilidad al plebiscito y al proceso constituyente, los que deben ser despachados antes de fin de año.

Tras una reunión con el presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral (Servel), Patricio Santamaría, y el titular de la Cámara, Iván Flores (DC), el diputado Matías Walker (DC), presidente de la Comisión de Constitución, señaló en la sesión de la instancia la urgencia por avanzar rápidamente en la tramitación de las reformas que habiliten el acuerdo político firmado la madrugada del viernes 15 de noviembre.

De acuerdo a lo explicado por el diputado -y en orden a lo que ya se había planteado en sesiones anteriores-, el Servel requiere idealmente 120 días, o al menos 90, para poder organizar un plebiscito con todas las garantías. “Para eso tenemos que tener esta reforma constitucional que concreta el acuerdo por la nueva Constitución aprobada, promulgada y publicada antes de este fin de año”, afirmó.

Frente a eso, a su juicio, urge que la comisión técnica, encargada de determinar todos los aspectos indispensables para materializar los alcances del acuerdo, se constituya esta semana. "Y lo que se ha dispuesto es que la comisión sesione todos los días que sea necesario con el objeto de poder concretar la aprobación de esa reforma que requiere los dos tercios de los diputados y senadores”, explicó el legislador.

Postura del Gobierno

En la sesión estuvo presente el ministro de la Secretaria General de la Presidencia, Felipe Ward, quien reconoció que el acuerdo firmado no es una “declaración de intenciones, sino que hay un plan constitucional” y, desde ahí, hizo un llamado a acelerar los procesos que de él se generan.

Frente a esto, expresó la valoración de que el acuerdo establezca que los proyectos que le den viabilidad sean presentados como un todo, independiente de los proyectos refundidos que ya se tramitaban en la comisión. Junto a esto comprometió su participación en el debate.

Definiciones del acuerdo

En la instancia también se plantearon posiciones tendientes a clarificar cuáles serán las descripciones que contemple el acuerdo.

El diputado Gabriel Boric (IND) señaló la necesidad de especificar en la discusión de los proyectos que deriven del acuerdo los temas pendientes: la participación de los pueblos originarios, paridad de género, un mecanismo para la participación de independientes en la elección de quienes integren la convención, financiamiento equitativo y terminar con las inhabilidades de dirigentes sociales. A su juicio, esto es fundamental “para que todos los chilenos y chilenas puedan sentirse parte”.

Los diputados Hugo Gutiérrez (PC) y Tomás Hirsch (PH) plantearon su mirada crítica al acuerdo, al que sus partidos no concurrieron con su firma. El parlamentario comunista señaló en la instancia que “lo que a uno le complica es que si el clamor de los que están presentes aquí es que se tiene que respetar este acuerdo, para qué lo traen si no vamos a poder debatirlo”.

Por su parte, el diputado humanista criticó la forma en la que se desarrolló el acuerdo. “Por qué no podía ser otro el camino, porque no podían ser otras vías. Aquí hay un error que es grave. Esto no fue construido por los movimientos sociales y nunca le entregaron al Congreso la atribución para esto”, expresó.

Frente a esto, la diputada Paulina Núñez (RN) señaló que “nunca es tarde para poder sumarse”. A su juicio, el acuerdo es un marco sobre el cual la comisión técnica desarrollará un documento que será analizado por el Congreso. “No tengo miedo a que en esta comisión técnica, con el insumo que todos podemos hacer, vamos a tener un buen documento”, agregó.