Noticias

Gobierno evaluó que Hospital de Calama estaría entregado a fines del primer semestre de 2014

Publicado el 12 de junio del 2013

El Subsecretario Luis Castillo explicó ante los diputados de Salud que la ejecución del proyecto comenzó a decaer a fines de 2012 y que, dada la demora en las obras y las falencias presentadas por uno de los socios del consorcio concesionario, se optó por dar término adelantado al contrato y estudiar otra vía para concluir las operaciones.

A fines del primer semestre de 2014 se concretaría la entrega a la comunidad de Calama del nuevo Hospital Carlos Cisternas, según el plan de recuperación de obras trazado por el Gobierno y dependiendo de los acuerdos judiciales o extrajudiciales a que se llegue con el consorcio cuyo contrato de concesión fue cancelado en forma anticipada.

El Subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, informó que se acaba de terminar en forma anticipada el contrato con el consorcio Comsa-Pilasi y hacer la respectiva notificación ante Contraloría, ya que se venía observando desde fines del año pasado que el avance físico de la obra estaba prácticamente paralizada, situación que se acrecentó en abril cuando Comsa se declara en quiebra.

“Es evidente que este hospital, en la situación en que estaba, iba a producir un problema mayor si no actuábamos de esta manera”, sentenció.

Comunicó que, a partir del próximo viernes, un grupo especial de ingenieros va a estudiar y cubicar el saldo de la construcción y ejecución de la obra (restaría aproximadamente un 25%), para luego hacer un análisis presupuestario que permita retomar las faenas, ya sea a través de una nueva licitación o por medio de un contrato directo con una constructora en una especie de “administración compartida” con el Gobierno, en este caso con el Servicio de Salud de Calama. La fórmula será definida una vez que se tenga el pronunciamiento de Contraloría.

Recordó que el consorcio debía concluir las obras en octubre de 2012, fecha que se prorrogó para al 31 de abril pasado. Indicó que el último estado de pago fue facturado el 30 de abril y sostuvo que el Estado tiene hasta un mes para pagar dicha factura al consorcio, contra ejecución financiera, restando los deterioros de la obra. Además, aseguró que, solucionado el problema con la Inspección del Trabajo, se va a garantizar también el pago quincenal a los trabajadores.

Castillo espera que el tema no se judicialice, atrasando la ejecución de la obra, aunque reconoció la difícil situación que se presenta, con una de las empresas (Comsa) en estado de quiebra y con la otra (Pilasi) presentando una precautoria judicial respecto a garantías que ellos estiman no se debiesen haber cobrado, por término anticipado de contrato.

En todo caso, dijo estar sumamente tranquilo de que las cosas se han hecho de la forma más satisfactoria y razonable posible y siembre de manera transparente y franca ante la comunidad de Calama.

La presidenta de la Comisión, diputada Marisol Turres (UDI), se manifestó muy conforme con las explicaciones entregadas por el Subsecretario Castillo y por sus asesores y estimó que, a su juicio, el tema quedó aclarado.

Sin embargo el diputado Marco Espinosa (PRSD), representante por Calama, consideró que las explicaciones de la autoridad de Salud son “absolutamente insuficientes”. “Hoy tenemos información que es contrapuesta a la entregada por el Subsecretario, tanto en el estado de avance de la obra, en la fecha de entrega física de la obra, como del conflicto que ha tenido con uno de los socios del consorcio, Comsa”, resaltó.

Indicó que antes de emprender acciones, va a esperar el informe de Contraloría, que está analizando cómo se administró este contrato entre el Servicio de Salud y el consorcio y si hubo o no falta de diligencia o de rigurosidad en una obra en donde están comprometidos cerca de 50 mil millones de pesos.

Recalcó que Calama presenta una demanda creciente de atención hospitalaria que no está siendo absorbida de manera correcta por el actual centro, tanto desde el punto de vista de su capacidad física y de su infraestructura, como de la grave carencia de especialistas médicos. “Nadie esperaba que esto terminara de esta forma y hoy tenemos dudas razonables que se termine en el primer semestre de 2014”, enfatizó.

Hospital de Rancagua

Consultado por el diputado Juan Luis Castro (PS), representante por Rancagua, el Subsecretario Luis Castillo informó que las obras del Hospital Regional están efectivamente atrasadas, que hubo un aumento de plazo y, por efecto de lo mismo, se cursó una multa sustantiva que está siendo reclamada por la empresa constructora bajo el argumento que el retraso se debe a obras complementarias asociadas a la construcción, la cual es una de las más grandes del país, junto con la del Hospital de Puerto Montt.

Indicó que el ritmo de ejecución física mensual es cercano al 2,5%, pero confirmó que es voluntad del Gobierno acelerar los plazos de modo de cumplir con la entrega del hospital en septiembre o octubre de este año.