Noticias

Cámara aprueba proyecto que hace aplicable estándares OMS para el consumo de agua en Chile

Publicado el 07 de julio del 2016

Con ello se incluirá en la normativa chilena la prohibición de determinadas concentraciones de elementos o sustancias respecto de las cuales la Organización Mundial de la Salud recomienda su eliminación o reducción a causa de su carácter de contaminantes de alto riesgo.

Con 88 votos afirmativos, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley (boletín 9285) que modifica el Código Sanitario, con el objeto de exigir que normas destinadas al consumo humano del agua consideren los estándares determinados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El texto será revisado ahora por el Senado, en segundo trámite legislativo.

La iniciativa define que se entenderá por agua potable apta para el consumo humano, el agua que cumpla con todos los requisitos físicos, químicos, bacteriológicos y de desinfección establecidos en dicho decreto, y que aseguren la inocuidad y aptitud para el consumo humano, cualquiera sea el servicio de abastecimiento.

Se precisa, asimismo, que la norma técnica a través de la cual se establezca la calidad del agua potable apta para el consumo humano será fijada por decreto supremo, dictado a través del Ministerio de Salud, y tendrá una duración de cinco años, prorrogables.

En dicho decreto, que deberá ser dictado a más tardar el 31 de diciembre de 2018, se podrán incluir los elementos, sustancias y concentraciones que establezca la Organización Mundial de la Salud contemplados en las Guías para la calidad del Agua Potable.

La propuesta se originó en una moción de los diputados Vlado Mirosevic (Ind), Claudio Arriagada (DC), Pepe Auth (PPD), Gabriel Boric (Ind), Iván Fuentes (Ind), Giorgio Jackson (RD), Jorge Rathgeb (RN) y Luis Rocafull (PS) y las diputadas Marcela Hernando (PRSD) y Alejandra Sepúlveda (Ind).

Los autores precisaron que con este proyecto se busca eliminar del consumo humano nacional determinadas concentraciones de sustancias que la OMS recomienda eliminar o reducir, debido a su carácter de contaminante de alto riesgo o por poner en alto riesgo la salud pública.

En esa situación se encuentra el boro, sustancia que, además de encontrarse presente en algunas fuentes de alimentos, es de natural existencia en las fuentes de agua destinadas a ser distribuidas a la población ariqueña.