Noticias

Piden al Ejecutivo igualar edad entre pensionadas del sistema solidario con las del régimen previsional

Publicado el 08 de abril del 2019

La resolución da cuenta que las beneficiarias del sistema solidario reciben el beneficio solo a partir de los 65 años de edad, en tanto que aquellas que son partícipes de un sistema previsional lo hacen desde los 60 años.

Por 113 votos a favor y cuatro abstenciones, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó la resolución 362, por medio de la cual se llama al Presidente de la República a igualar la edad en que una mujer puede recibir la pensión básica solidaria de vejez, con la de aquellas que tienen derecho a pensión en algún régimen previsional.

En el documento se recuerda que la pensión básica solidaria de vejez forma parte del Sistema de Pensiones Solidarias y representa un beneficio económico mensual para las personas que no tienen derecho a pensión en ningún régimen previsional. Entre sus requisitos se incluye que hombres y mujeres pueden acceder a ella a los 65 años de edad.

"La realidad de Chile sigue siendo desigual -por distintos factores- ya que aún existen personas que no cotizan en ningún régimen previsional y son quienes acceden a los beneficios que ha impartido el Estado a través del pilar solidario", se plantea.

En dicho sentido, consideraron necesario que Chile le retribuya aquel esfuerzo que han realizado muchas mujeres durante su vida, disminuyendo la edad en la que puedan acceder a la Pensión Básica Solidaria de 65 a 60 años, con la finalidad de equiparar la edad en que una mujer accede a su jubilación luego de haber realizado una activa vida laboral.

Finalmente, se resalta que Chile, a diferencia de muchos países de la OCDE, en que hombres y mujeres comparten labores domésticas, ha logrado equiparar los años de jubilación generalmente aumentándolos.

Sin embargo, se observa que nuestra cultura no ha logrado solucionar el problema del alto desgaste físico que tienen las mujeres por dedicarse en forma exclusiva al hogar, ello atribuido a factores que solo una familia puede ponderar y que, en general, dice relación con las altas brechas salariales entre hombres y mujeres, siendo motivo suficiente para que el hombre salga a trabajar y la mujer se quede al cuidado del hogar.

La propuesta fue planteada a la Sala por las/os diputadas/os RN Marcela Sabat, Gonzalo Fuenzalida, Andrés Longton, Karin Luck y Sebastián Torrealba; PC Camila Vallejo y Karol Cariola; PH Pamela Jiles; y PS Daniella Cicardini.