Noticias

A ley proyecto que exige estudio de impacto ambiental por contaminación lumínica

Publicado el 28 de mayo del 2019

La propuesta, iniciada en moción en la Cámara, incorpora el concepto de "luminosidad artificial" en el listado de los elementos que pueden llegar a ser un elemento contaminante; acota la oportunidad en que se requerirá de un estudio; y entrega una nueva función al nuevo Ministerio de Ciencia en esta materia.

Al Ejecutivo para su promulgación como ley de la República fue remitido el proyecto que incorpora en la legislación sobre protección medioambiental, la luminosidad artificial, como elemento contaminante (boletín 11912).

Lo anterior, luego que la Sala de la Cámara de Diputados ratificara las modificaciones planteadas por el Senado a la propuesta legal iniciada en moción por el diputado José Miguel Castro (RN), junto a sus compañeros de partido Sofía Cid, Francisco Eguiguren, Camila Flores, Harry Jürgensen, Ximena Ossandón, Hugo Rey y Diego Schalper y además suscrita por los legisladores Sebastián Álvarez (Evópoli) y Félix González (PEV).

Junto con algunos cambios formales, el Senado realizó un par de precisiones sin alterar el fondo de la iniciativa aprobada en el primer trámite.

En primer lugar, se incorporó el concepto de "luminosidad artificial" en el listado de los elementos que pueden llegar a ser un elemento contaminante. La Cámara había definido una categoría nueva aparte denominada "contaminación lumínica".

Luego, se precisa que se requerirá de la elaboración de un Estudio de Impacto Ambiental cuando la incidencia contaminante se produzca en o este próxima a glaciares o áreas con valor para la observación astronómica con fines de investigación científica.

Asimismo, atendiendo la constitución del nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, se incorporó una nueva función a la cartera, la de proponer al Presidente de la República, las áreas con valor científico y de investigación para la observación astronómica, las que deberán ser declaradas por decreto supremo y suscritas también por el Ministerio del Medioambiente.


Imagen: Felipe Beiza, proyecto FNDR 2% de Cultura 2016, Universidad de Antofagasta.