Noticias

Cámara aprobó procedencia de acusación constitucional contra Ministro Harald Beyer

Publicado el 04 de abril del 2013

El libelo acusatorio fue respaldado por 58 votos a favor y 56 en contra. El Senado ahora será el encargado de determinar si el Ministro de Educación es culpable por los cargos que se le imputan.

Tras la aprobación de la acusación constitucional, se acordó que los diputados Fuad Chahín (DC), Marco Antonio Núñez (PPD) y Manuel Monsalve (PS) integren la comisión que formalizará y proseguirá la acusación ante el Senado. De acuerdo a la Constitución, el Ministro Beyer queda suspendido de sus funciones mientras dure el proceso.

La acusación constitucional fue interpuesta el pasado 20 de marzo por los diputados Ricardo Rincón (DC), Sergio Aguiló (IC), Fidel Espinoza (PS), Rodrigo González (PPD), Hugo Gutiérrez (PC), Carlos Abel Jarpa (PRSD), Manuel Monsalve (PS), Marco Antonio Núñez (PPD), Gabriel Silber (DC) y Alejandra Sepúlveda (Ind).

En particular, se acusa al Ministro de infracción al principio de probidad administrativa; omisión del cumplimiento de las obligaciones ministeriales, en particular la de fiscalizar las actividades del sector del Ministerio de Educación, y por no ejercer el control jerárquico permanente sobre los órganos sometidos a su dependencia.

Al inicio de la sesión, la diputada Alejandra Sepúlveda (Ind) intervino por la parte acusatoria. La parlamentaria indicó que la presentación del libelo “es la consecuencia directa del agotamiento de todos los recursos legales y constitucionales para hacer que este ministro se preocupe de hacer cumplir las normas aplicables a su sector”.

Añadió que aún no se ha podido dar respuesta “a miles de estudiantes que hoy miran decepcionados, cómo el sistema que pretendía ser la promesa de su movilidad social se convierte en una lucha constante por mantener sus sueños e ideales”.

En el turno de la parte acusada, el abogado del Ministro de Educación, Enrique Barros, señaló que “no hay antecedentes que permitan sostener que el Ministro Beyer haya incurrido responsabilidad constitucional”. Agregó que las infracciones que se le atribuyen “no son efectivas. Pero aunque lo fuesen, no pertenecen al conjunto de graves ilícitos que de los inicios de la República han justificado la acusación constitucional”.

Al término del alegato de su abogado, el Ministro Beyer sostuvo que “cuando escucho las acusaciones que me hacen, pienso que quienes las esgrimen están convencidos que llevo muchos años en el Ministerio de Educación. De otra manera, es difícil explicar que se me formulen cargos como por ejemplo no haber sido diligente en la dictación de reglamentos que estaban pendientes desde 2006, precisamente cuando fui yo quien apuró su tramitación”.

Agregó que “pasar desde un sistema de educación desrregulado a uno con mayores controles y supervisión no es una tarea fácil. Está lleno de complejidades y también tiene episodios dolorosos. Pero mi voluntad y disposición para avanzar en esa dirección es clara”.

“Tengo claro que un cargo público, sobre todo por la influencia que tiene en otros, tiene que ser desempeñado con igual cuidado y dedicación. Esa regla la he ocupado con mucho celo desde que asumí el Ministerio de Educación. Por eso me parecen tan injustas y faltas a la verdad las acusaciones de haber faltado a la probidad, de no haber ejercido el control jerárquico de los órganos bajo mi dependencia y de haber incumplido la fiscalización de las actividades del sector educación. Mi defensa ha dejado bien establecido que esas acusaciones son totalmente falsas”, afirmó el Ministro Beyer.